Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lenia Ruvalcaba, el caso excepcional de una judoca mexicana

Lenia Ruvalcaba, judoca jalisciense que obtuvo el bronce en la categoría -70 kg de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, señala que aun hace falta más apoyo para lograr la paridad en el deporte.
mié 08 septiembre 2021 10:07 AM
Lenia Ruvalcaba, el caso excepcional de una judoca mexicana
Lenia Ruvalcaba, el caso excepcional de una judoca mexicana

La judoca Lenia Fabiola Ruvalcaba Álvarez obtuvo la medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de Tokio, después de derrotar a Raziye Ulucam, de Turquía. Ahora, con el metal en cuello y después de los festejos, comparte lo que significó para ella ganar esa presea formando parte de una minoría como lo son las mujeres en el deporte.

“Hace semanas me contagié de COVID-19 y ni siquiera sabía si iba a poder competir. Llegando a Tokio seguí dando positivo y me quedé encerrada en la Villa Olímpica hasta que por fin salí negativa, pero no sabía si eso sería posible ni tampoco cómo sería mi recuperación y cuánto afectaría mi desempeño”, explica en entrevista para Expansión Mujeres sobre los que considera los 17 días de mayor angustia que ha sentido.

La presión mental que también sintió por ganar un bronce es distinta a la que se tiene al buscar un oro, porque en caso de perder se tiene asegurada por lo menos una medalla de plata. En el caso del bronce, advierte, se juega el todo por el todo.

Publicidad

La jalisciense de 35 años compitió en la categoría -70 kg, la misma en la que partició en las justas paralímpicas previas de Río 2016, donde ganó oro y Beijing 2008, donde se llevó plata.

Su caso es excepcional debido a que ha podido competir en este formato, pero también en los Juegos Olímpicos convencionales; su discapacidad visual avanzó de forma paulatina, lo que le permitió a su entrenador proponerle probar para los paralímpicos en lugar de renunciar al judo, una vez que su discapacidad comenzó a agravarse a los 21 años, después de practicar el deporte convencional durante 10 años.

“En Atenas 2004, fue cuando participaron por primera vez las mujeres en esta categoría; gané el nacional convencional y rechacé su oferta, pero en 2005 ya no asistí a los torneos internacionales porque me dejaron fuera”, afirma.

Desde entonces ha sido medallista en todas las ediciones paralímpicas y también en los Juegos Panamericanos, de las cuales al menos cuatro son de oro.

Publicidad

La representación de las mujeres en los Paralímpicos

El medallero de México en la edición de los Juegos Paralímpicos registró 21 preseas, de las que ocho fueron conseguidas por mujeres, entre ellas, Ruvalcaba.

La judoca considera que no hay tantas mujeres medallistas porque, para empezar, la conformación de los equipos no es paritaria. En su caso, hacer un deporte de combate es complicado cuando se tiene una discapacidad. Además, durante 23 años de carrera se ha enfrentado a personas que piensan que esta disciplina no es para mujeres.

“En la pandemia yo pude seguir entrenando porque contaba con los recursos para hacerlo, porque mis logros me lo han permitido, pero allá hay muchas mujeres capaces y que sólo necesitan una red de apoyo para descubrir un deporte o cualquier otra actividad en la que puedan destacar”, dijo.

Esta red de apoyo incluye la posibilidad de realizar su preparación física, pues fue capaz de comprar el equipo necesario para entrenar aunque tuvo que volver a casa de sus papás en Guadalajara. Además, cuenta con la orientación psicológica de una especialista, quien ha trabajado en equipo con Ruvalcaba desde 2005. También tiene el patrocinio de Citibanamex desde 2019.

Consciente de que sus condiciones no son las más comunes para ninguna atleta, exhorta -sobre todo- a gobiernos locales a brindar más apoyos a las mujeres que pueden encontrar en el deporte una forma de sobresalir individualmente y representando en México.

“Es difícil que el gobierno federal pueda atender todas las necesidades o siquiera identificarlas, pero para eso están los gobiernos locales, que tienen mejor ubicados los problemas locales y una idea más aterrizada de cómo atenderlos”, aseguró.

La judoca está orgullosa de sus medallas, ya que son una forma de decirle a las niñas que pueden perseguir sus objetivos y que también pueden exigir apoyos para lograrlo.

Publicidad

Tags

DeportesDeportes de CompetenciaSimone Biles
Publicidad