Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Networking y financiamiento, las claves para que haya más programadoras

La brecha de género en el sector tecnológico es evidente. Pero las mujeres tienen una gran área de oportunidad, pues la economía digital demanda que haya talento diverso con habilidades técnicas.
vie 27 agosto 2021 09:20 AM
Networking y financiamiento, las claves para que haya más programadoras
En México, hay alrededor de 976,000 personas formadas en TI, de las cuales 72% son hombres y 28% mujeres, según las últimas cifras del Inegi.

Luz Borchardt está convencida de que el mundo de la tecnología no es, ni debe ser, exclusivo para los hombres. La argentina estudió Administración de Empresas en la universidad de San Andrés, en Buenos Aires.

Pero inició su carrera profesional en compañías como la agencia de viajes Despegar.com, la fintech de pagos transfronterizos Nubi y el banco digital Nubank, donde ocupó roles globales en las áreas de Marketing y Desarrollo de producto.

La amante del ecosistema tecnológico recuerda que en varias ocasiones le tocó ser la única mujer en la mesa. A veces, dice, había más, aunque el número no se acercaba ni a la mitad comparado con sus pares.

“Pensé, si más mujeres no se meten en este territorio, la brecha a futuro será todavía más grande porque claramente la tecnología sigue avanzando”, externa.

Publicidad

Eso la motivó a cofundar, al lado de Martín Borchardt, la escuela online de programación Henry. Su valor diferenciador es que se basa en un modelo de financiamiento y de networking, que facilita a las mujeres el acceso a la educación tecnológica, pero también les da la posibilidad de conseguir un empleo.

Lo que hicieron los Borchardt fue diseñar el programa Desarrollo Web Full Stack, un curso que en cuatro meses forma a talentos en programación y metodologías ágiles. Tiene un costo cero inicial, ya que la idea es que las personas primero encuentren empleo y luego comiencen a pagar 15% de su salario, hasta concluir el costo total del programa que es de 80,000 pesos.

Para ello, los cofundadores también crearon una red de más de 300 empresas en México, Colombia, Argentina, Estados Unidos y Europa. Todas interesadas en captar perfiles con habilidades tecnológicas, y en ser mucho más inclusivas y diversas en la conformación de sus equipos de trabajo. Algunas de ellas pertenecen al sector financiero, farmacéutico y petrolero.

“El networking es fundamental para acceder a puestos de trabajo. Además, hay 90% más de probabilidades de emplearte si cuentas con una recomendación previa”, señala Martín.

El objetivo es mover la aguja, agrega Luz Borchardt, pues la brecha de género que existe se debe en parte a los altos costos de las carreras de ciencia y tecnología, y a que erróneamente se cree que los hombres tienen más afinidad con este tipo de competencias.

En México, hay alrededor de 976,000 personas formadas en TI, de las cuales 72% son hombres y 28% mujeres, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). “Es un efecto cascada. A medida que logremos que haya más mujeres en tecnología, más se irán sumando”, asegura Luz.

Hoy, 20% de la comunidad estudiantil de Henry son mujeres. Para crecer este porcentaje, se creó la comunidad Henry Women, en la que 250 egresadas, ya contratadas por una firma tecnológica, acompañan a las nuevas estudiantes y fungen como embajadoras de la academia para hacer visible la importancia de cerrar la brecha de género en la industria.

De su comunidad estudiantil, 90% ha encontrado trabajo los primeros seis meses después de terminar el programa y 84% ha sido para laborar de manera remota, en puestos como Front End, Back End, Mobile Developers, Creative Engineer y Software Engineer.

De acuerdo con la firma de reclutamiento PageGroup, estos puestos se encuentran en un rango salarial mensual que va de los 30,000 hasta los 80,000 pesos mensuales, según la experiencia y el nivel de inglés del profesionista.

Henry fue creada en marzo de 2020 gracias a dos rondas de inversión semilla, la primera de 300,000 dólares a cargo del fondo Tim Draper y de la aceleradora Y Combinator; y la segunda de 1.5 millones de dólares, provenientes del fondo Venture Lab. La expectativa de los Borchardt es formar a 100,000 programadores en cinco años, y que su matrícula sea 50/50, es decir, a 50,000 programadoras.

Publicidad

De cara a la economía digital

Teresita Serrano, directora académica en Latam Business School, advierte que la escasez de talento tecnológico ha cobrado mayor relevancia en el entorno de la economía digital. “La brecha de género es uno de los grandes temas a resolver”, puntualiza.

A su parecer, la solución está en brindar programas especializados que preparen al talento femenino, pero que estén alineados a las necesidades de las organizaciones. También enfatiza que es necesario:

Sensibilizar a la sociedad. Romper paradigmas mentales y sociales de que las mujeres son muy buenas para algunas cosas y no tan buenas en otras. Estas ideas preconcebidas no tienen fundamento porque todos los somos seres humanos tenemos la capacidad de aprender. “Más bien la brecha de género radica en las oportunidades que tuvimos para desarrollar nuestro talento”, menciona.

Dar más becas y modelos de financiamiento. En comparación con otras carreras, los programas de ciencia y tecnología son más costosos, y eso crea una barrera adicional.

Concientizar sobre la flexibilidad laboral. Los puestos tecnológicos son los que más facilitan el trabajo remoto, y sabiendo que las mujeres sí tienen una carga de responsabilidad mayor que su pareja, la flexibilidad laboral las puede ayudar a no dejar de lado su crecimiento profesional.

Destacar el rango salarial. Desarrollarse en este sector, puede hacer que las mujeres crezcan económicamente, pues las posiciones en tecnología son mejor remuneradas que aquellas insertas en otras áreas del conocimiento.

Empujar a otras mujeres. Las profesionistas que mujeres se animaron a desarrollarse en el mundo de la tecnología pueden ayudar a cambiar la realidad. Además de empujar a otras mujeres allanan el camino a las generaciones subsiguientes para que no batallen como lo hicieron sus antecesoras. “La incorporación de más mujeres al sector es uno de los factores a favor de la inclusión femenina”, indica.

Se espera que para 2025 haya más de 10 millones de vacantes tecnológicas abiertas en la región latina, de las cuales 5 millones serán vacantes en empresas mexicanas, acorde con datos de LinkedIn.

Publicidad

Tags

Equidad de géneroEquidad de génerotecnología
Publicidad