Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Por qué las redes de emprendedoras ayudan a que más mujeres levanten capital

Los recursos propios o de familiares son principal fuente de financiamiento para mujeres que deciden emprender debido a que inversionistas no apuestan en proyectos de ellas.
mar 16 marzo 2021 05:00 AM

¿Cuál es el común denominador de los tratos que se cierran entre empresas y fondos de inversión? Que se conocen entre ellos, son hombres que comparten un perfil. De eso discutieron emprendedoras y responsables de fondos que otorgan capital a nuevas compañías en el panel ‘Los VCs y los sesgos de género’, organizado por Expansión Mujeres.

Loreanne García, cofundadora de Kavak, el primer unicornio mexicano y que levantó más de 400 millones de dólares desde 2016, compartió su experiencia como la responsable de levantar capital para la empresa que fundó hace 5 años.

“Lo más difícil (de conseguir inversiones) es poder llegar a ellos porque es un mundo tradicionalmente de hombres y ellos se conocen entre ellos”, dijo.

Publicidad

Cuando se dio a la tarea de conseguir fondos para su empresa, observó que los negocios se siguen cerrando entre los hombres y también que las interacciones se mantienen en grupos muy cerrados en los que las mujeres entran difícilmente, sobre todo para las que son mamá, como ella.

“Es importante que entre emprendedoras hagamos una comunidad”
Loreanne García

Por su parte, Jana Boltvinik, managing partner en Capital Invent, apuntó que la dificultad que enfrentan las empresas mexicanas no es exclusiva del país ni de la región. “Éste es un problema que vivimos a nivel global y las cifras son ridículamente bajas en financiamiento a mujeres emprendedoras”, dijo.

Boltvinik coincidió en que los retos más importantes a los que se enfrentan las emprendedoras es la fuerza de esas redes que aún no tienen, al ser un espacio que fue dominado tanto tiempo por hombres. “Es el mismo network que van financiando a las mismas empresas y así se va haciendo un sesgo de representación casi inconsciente”, señaló.

Como la primera mujer socia de un fondo de venture capital en el país propone que en su nuevo portafolio se plantee la posibilidad de invertir en proyectos siempre y cuando cuenten con una política de género. Sobre todo porque, según Boltvinik, las mujeres traen otro tipo de destrezas a la mesa.

Publicidad

Otros retos para levantar capital

Pero hay otros desafíos, como los procesos de reclutamiento. De acuerdo con Liliana Reyes, directora general de Amexcap, hay estudios que demuestran que se les hacen preguntas distintas a hombres y a mujeres.

También hay una ausencia de mecanismos que permitan llevar un seguimiento de la implementación de políticas de equidad e inclusión. “Lo que no se ve, no se mide y lo que no se mide no se puede mejorar”, apuntó Reyes.

La directora de Amexcap explica que existe una correlación directa entre la rentabilidad de un negocio y la diversidad de un equipo, y por ello, es necesario hacer visibles estos sesgos. ¿Cómo? De acuerdo con Reyes, en cada proceso de contratación o estructuramiento se debe incluir en ternas a mujeres, así como diseñar mejores cuestionarios en entrevistas en las que no tenga que ver la situación personal de las mujeres que aplican a un puesto de trabajo.

El balance de una vida personal, la maternidad, la pareja, también juegan un papel importante en que una emprendedora consiga cerrar una inversión, y no por cuestión de capacidad, sino de la percepción de los inversionistas. Así lo cree Juana Ramíez, fundadora y directora general de grupo de Sohin, quien señala que una encuesta que su empresa realizó en 2020 a compañías de todo México mostró que 26% de emprendedoras dicen que los negocios fracasan por falta de tiempo. “A ningún emprendedor le preguntan cómo es el balance en su vida”, acusó durante su participación en el panel.

De hecho, Ramírez tuvo que enfrentar esas preguntas cuando buscaba levantar capital. Durante el proceso, contó, le pidieron desarrollar un plan de sucesión porque “se acababa de casar y quién iba a llevar la empresa cuando se quedara embarazada”, recordó. No firmó con ese fondo.

También mencionó la falta de formación para que las emprendedoras levanten capital como otro factor que determina que las inversiones se concreten o no. “Sí hay un espacio grande, pero tenemos que partir de las bases del mismo emprendimiento: la mayoría emprende por necesidad de subsistencia y entonces no crece, porque no tiene escalabilidad”, señaló.

Dichas carencias se solucionaría con la creación de espacios, escuelas, programas de mentoría y todas las estructuras que sirvan para que las mujeres sigan conectándose, recomendó.

Publicidad

Tags

Emprendedores del AñoEmprendedoresInstituto Nacional del Emprendedor
Publicidad