Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Organon revoluciona la biofarmacéutica enfocada en la mujer

Impulsa la innovación y destaca los biocomparables por las oportunidades que representan para la salud en México.
lun 29 agosto 2022 01:26 PM
SandyMilligan-Organon.png
Los biocomparables son herramientas para reducir las brechas de desigualdad en salud: Sandra Milligan, jefa global de Investigación y Desarrollo en Organon.

Ser médico y estar al frente del área de Investigación de una farmacéutica ya es un reto profesional interesante. Pero ser, además, una mujer en ese rol tradicionalmente reservado a hombres y líder en una empresa enfocada en la salud de las mujeres representa una oportunidad más grande: escuchar, con mayor sensibilidad y empatía, a las usuarias de esos medicamentos. Entender sus necesidades y buscar soluciones para ellas.

Es la realidad cotidiana que vive en su trabajo Sandra “Sandy” Milligan, médico y jefa global de Investigación y Desarrollo de Organon. Su labor principal es supervisar las capacidades científicas, médicas y regulatorias de la organización, en apoyo de su portafolio cada vez más diverso y su visión a largo plazo.

Publicidad

“Es un viaje interesante. De pronto me encuentro a mí misma revisando más que nunca mi propio historial de salud. Me encuentro hablando en público de la menopausia más de lo que he hablado con mi familia. (Ser mujer y líder de una farmacéutica enfocada en las mujeres) Es una oportunidad fenomenal también para investigar y escuchar su voz”, señala Milligan, en entrevista.

Organon busca ampliar sus opciones de innovación para construir una mayor calidad de vida para cada mujer. Para lograrlo, la farmacéutica divide sus especialidades en grandes temáticas: anticoncepción, fertilidad, dolor, cardiología, dermatología y afecciones respiratorias. Organizar sus portafolios de esta manera les permite abordar padecimientos crónicos y enfermedades crónico-degenerativas que afectan particularmente a las mujeres en esos periodos. Por ejemplo, atender soluciones para la osteoporosis, endometriosis, preeclampsia y eclampsia, partos prematuros o síndrome del ovario poliquístico, así como artritis reumatoide o psoriasis.

Pocas farmacéuticas tienen esta profundidad de abordaje en temáticas de salud femenina. “En Estados Unidos, menos del 4% del presupuesto anual de salud se dedica a atender padecimientos de la mujer”, explica Sandy Milligan. De ahí que la investigación que se hace en esta temática repercuta para el bien de las pacientes en esa nación, así como en los países donde Organon tiene presencia y a los que lleva sus portafolios de soluciones.

 

El alto valor social de los biocomparables

El alcance social de la vocación de Organon va más allá de la agenda de género. Cobra un alcance mucho mayor cuando se aprecia que lo hace a través de medicamentos biocomparables, que son las medicinas que se desarrollan a partir del vencimiento de patentes de biotecnológicos. Se trata de medicamentos casi idénticos, que tienen que pasar diversas pruebas y acreditaciones para demostrar su eficacia, calidad y seguridad.

Son productos de alta calidad que salen al mercado con precios más accesibles, por lo que pueden llegar a las manos de una mayor parte de la población. En su mayoría sirven para tratar padecimientos oncológicos, enfermedades crónico-degenerativas y autoinmunes, que requerirán de tratamientos de larga duración.

Datos de Organon México señalan que los biocomparables son un área de oportunidad para el país, pues próximamente se vencerán entre 40 y 50 patentes de diversos estos fármacos, por lo que podrían producirse en laboratorios del país o por aquellas empresas farmacéuticas establecidas en México, de manera asequible.

Son opciones terapéuticas, reconoce Milligan. Un biocomparable es un producto biológico que es muy similar y no tiene diferencias clínicamente significativas con respecto a un producto de referencia existente (...) porque sus precios son más accesibles pueden beneficiar a más población, y reducir potencialmente los costos de atención médica
Sandy Milligan

 

Si los gobiernos permiten el uso de biocomparables en los cuadros básicos de salud lograrán ahorros significativos, añade la directora, ya que con el mismo presupuesto podrán atender a más personas, durante más tiempo. De igual forma tendrán la opción de canalizar esos ahorros a proyectos de investigación e innovación, “Creando así un círculo virtuoso”.

Sandy Milligan apunta que en Organon confían en que las circunstancias serán favorables en México para recibir más biocomparables que hoy la farmacéutica ya tiene disponibles y autorizados en Estados Unidos y Canadá. A final de cuentas, se trata de que el acceso a la salud pueda incrementarse.

Organon se expande

Organon es una compañía global creada en junio de 2021. Posee líneas de medicamentos desarrollados con sus propias patentes, pero también tiene un amplio portafolio de biocomparables y dispositivos médicos. Como parte de su búsqueda de innovación, la farmacéutica hace adquisiciones de nuevas empresas y colabora con otras, ya que busca asociarse con startups que quieren revolucionar el campo de la salud.

Sus más recientes movimientos son congruentes con su consolidación. Sandy Milligan describe la compra de Alydia Health, una compañía de dispositivos médicos en etapa comercial enfocada en prevenir la mortalidad materna causada por hemorragia posparto (HPP) o sangrado uterino posparto anormal. “Esta compra, por parte de Organon, fue significativa, ya que no se trata de un medicamento, sino de un dispositivo, con lo que enriquecemos nuestras soluciones”.

 

Su segunda adquisición –en 2021– fue de la empresa ObsEva, con un producto para prevenir el parto prematuro. “Es una molécula en la que estamos trabajando en Estados Unidos, en un proceso que toma varios años de investigación pero que –de confirmarse– será una innovación de primera clase para esta condición, que es bastante común y grave, y que no tiene suficientes tratamientos”.

Recientemente Organon también compró a Forendo, una empresa pionera en desarrollar tratamientos tempranos para la endometriosis.

En otra forma de expansión, Organon diversificó su portafolio con una licencia de Daré Bioscience, con un medicamento para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, que puede ser usado por mujeres a partir de los 12 años de edad.

También sostiene una colaboración con Cirqle Biomedical, para investigar de manera conjunta un nuevo anticonceptivo no hormonal, on demand. Se trata de un método de barrera, temporal. “Es una opción muy importante, ya que escuchando a las mujeres sabemos que tanto ellas como los hombres buscan, cada vez más, opciones anticonceptivas que no impliquen tratamientos hormonales”, detalla Millingan.

En México, Organon posee una planta donde manufactura medicamentos que exporta a varios continentes, en particular hacia otros países latinoamericanos y Canadá. Es así como no solamente beneficia a las pacientes mexicanas con su portafolio de soluciones, sino que genera empleos y posiciona al país dentro de la producción farmacéutica, concluye Sandy Milligan, una de las pocas mujeres que hace ciencia dentro de la industria farmacéutica: todo sea para enfocarse en mejorar la salud de mujeres a lo largo de su vida.

Publicidad