Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Dejar de trabajar para ser mamá?

Muchas mujeres se enfrentan a la disyuntiva de elegir entre la maternidad y el desarrollo de su trayectoria profesional, pero ¿por qué? Los especialistas señalan que aun falta camino en las empresas.
mar 11 mayo 2021 12:16 AM
¿Dejar de trabajar para ser mamá?
Las mujeres se enfrentan a la disyuntiva de trabajar o ser madres

"Yo decidí dejar de trabajar para poder ver crecer a mis hijas y no me arrepiento de haberlo hecho", dice Itzel Ortiz Valencia, quien se ha dedicado a la educación por su preparación profesional, y también a la organizaci´ón de eventos privados y empresariales, por ser una opción que se ajustaba a su nuevo estilo de vida.

Uno de los factores que le permitió tomar esa decisión fue la edad a la que se convirtió en madre, pues con tan sólo 21 años creyó que su juventud sería una ventaja para reincorporarse al mercado laboral.

"Tenía 21 años y una pareja que me apoyó en la decisión de ver crecer a mi hija durante ese tiempo. Como educadora, sabía lo importante que es acompañar a los niños durante sus primeros años de vida, porque en esa etapa se moldean muchas de las partes más esenciales de su integridad física y psicológica", dice.

Publicidad

En 1971, en Ciudad de México se realizó una manifestación feminista en contra de la idea de sacrificio que siempre acompañó a la imagen que la sociedad tiene de la maternidad. Durante las protestas se pronunciaron discursos, entre más de 100 asistentes que registran las hojas de varios periódicos como La Jornada, en contra del "mito de la maternidad", que exaltaba la capacidad y negaba la autonomía y derechos de las mujeres.

38 años después, en 2009, cuando Ortiz Valencia tomó la decisión de "poner en pausa su vida profesional" lo hizo convencida de que era el deseo que la dejaría satisfecha. "No fue difícil para mí tomarla, porque pensaba que volver al mercado laboral sería sencillo estando joven. Además, tomé cursos durante esos años para actualizarme en educación, pero también empecé a buscar otras opciones que me permitieran aportar monetariamente a mi casa y estar tranquila conmigo misma", afirma.

Ortiz Valencia detalla que hace 10 años, antes de que las mesas de postres fueran tendencia en el país, comenzó a buscar cómo aprender de ello y las primeras clientas que consiguió fueron mamás de un kínder donde ella había trabajado.

Te puede interesar:

Flexibilidad: la diferencia para madres solteras en el mercado laboral

Publicidad

Los ingresos superaban sus expectativas y por ello decidió prepararse más y especializarse en eventos sociales, como bodas y eventos para empresas. "Aprendí mucho de algo que disfrutaba hacer y tuve la oportunidad de hacer proyectos que me permitieran estar cerca de ellas. Sin embargo, en 2020 decidí regresar a trabajar, ya fuera en educación o en eventos. Pero volver no fue tan sencillo", señala.

En las entrevistas laborales percibía cierta condescendencia y prejuicio, tanto de mujeres y como de hombres que la entrevistaban por haber decidido dejar de trabajar en una organización para ser madre. Fue hasta que dio con el proyecto de Momlancers, fundado por Regina Cabal Urquiza y Katia Moye, que encontró un empleo relacionado con la organización de eventos y que encajara con sus necesidades personales.

Y según sus fundadoras, en Momlancers -una bolsa de trabajo que conecta a madres profesionistas con empresas- buscan que las mujeres tengan más y mejores oportunidades profesionales para autorrealizarse. "Para lograrlo necesitamos conectar con muchas más empresas dispuestas a probar nuevos esquemas de trabajo y procesos que permitan retener personal valioso para sus equipos", afirma Cabal Urquiza.

¿Conciliación?

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de 2020, Ortiz Valencia pertenece al 58% de mujeres con hijos que no forman parte del mercado laboral. Entre la población indígena, este porcentaje sube hasta 72%.

Publicidad

“En México estamos en pañales respecto a licencias de maternidad extendida y de paternidad en comparación a países como Estados Unidos, Chile y otros en Europa”, advierte Salvador de Antuñano, director de Recursos Humanos en Adecco Group.

De Antuñano señala que los países deberían aspirar a brindar hasta seis meses de licencia a madres para que no tengan que verse en la disyuntiva de tener que renunciar para maternar o seguir trabajando y perderse parte importante de su crecimiento, sin importar qué puesto ocupen dentro de una corporación.

“La cultura corporativa puede mejorar, independientemente del puesto o de la jerarquía. Por ejemplo, en Adecco trabajamos con los clientes que tienen relación directa con nuestras compañeras para que se sensibilicen respecto a los tiempos de entrega y la duración de sus jornadas”, dice.

Además, considera que se deben pensar en medidas para seguir impulsados espacios más diversos. “Las parejas heterosexuales cuentan con esos beneficios. Pero también pensamos en parejas homosexuales o que no pueden concebir sin asistencia científica. A ellos les damos 30 días para trámites administrativos relativos a la adopción”, dice.

“Yo empecé a trabajar a los 20 años y en ese momento no había planeado empezar una familia, ni que en algún momento lo haría. Estaba totalmente enfocada en mi desarrollo profesional. A los 26 años inicié mi maestría en Administración, en el área de organización, y hasta ese entonces ya empecé a planear formar una familia con todo lo que conlleva: empecé a medir tiempos y pedí un ascenso. Lo obtuve y a los 30 años obtuve el grado y nunca dejé de trabajar”, dice Karina Santana, directora de Ventas de una empresa de uniformes.

A los 32 años se embarazó por primera vez y acordó con su jefe que no se tomaría una licencia de maternidad completa, sino que trabajaría vía remota y cubriendo ocho horas.

No se sintió juzgada o presionada por ser mamá profesionista y haber tomado la decisión de no parar. “Pero sí me he sentido culpable porque el tiempo que he dedicado al trabajo es menor tiempo para mis hijos.

Ahora, después de que nacieron sus tres hijos y consiguió la dirección de su área, diseñó un nuevo plan. “De todo mi equipo, 80% son mujeres y 60% son mamás. Para ellas trabajamos en un plan sobre objetivos y no horarios", señala. La estrategia ha dado resultados y hoy él área de Santana tiene una tasa de retención de personal de 89%.

Tags

MamásMadres trabajadorasDía de las madres

Recomendaciones

Publicidad