Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rosie Ríos, la extesorera de Estados Unidos que ahora busca unicornios

Rosie Ríos fue una latina relevante para la recuperación económica de Estados Unidos después de la crisis de 2008 y, ahora forma parte del elenco de Unicorn Hunters.
jue 22 abril 2021 05:05 AM
Rosie Ríos, extesorera de Estados Unidos
Rosie Ríos, la extesorera de Estados Unidos

Rosie Ríos fue la 43ª tesorera de Estados Unidos en medio de uno de los mayores puntos de inflexión de la historia económica de ese país y el mundo: la crisis financiera de 2008.

Antes de su asignación en el servicio público, esta latina egresada de Harvard fue directora y gerente de Inversiones de MacFarlane Partners, una firma de administración de inversiones de 22,000 millones de dólares con sede en San Francisco.

Ahora, da un giro al formar parte de un proyecto como Unicorn Hunters, un programa que tiene el foco financiar emprendimientos para encontrar, como su nombre indica, al próximo 'unicornio'.

Publicidad

E: ¿Cómo describirías tu experiencia como tesorera de Estados Unidos, uno de los puestos de mayor injerencia en el país?
Rosie Ríos: Definitivamente, mi experiencia fue una de esas oportunidades que suceden una vez en la vida. Antes de mi nominación, era la directora gerente de Inversiones de una firma de gestión de inversiones de 22,000 millones de dólares con sede en San Francisco. Nunca pensé que trabajaría para el gobierno federal de Estados Unidos, pero en noviembre de 2008, durante el apogeo de la crisis financiera, me pidieron ser parte del equipo de transición del Tesoro en nombre de la Administración Obama. Nuestro rol fue trabajar con la Administración Bush para implementar la legislación que el Congreso acababa de aprobar para rescatar la economía. De esa forma, cuando el presidente Obama asumiera el cargo en enero de 2009, podríamos empezar a trabajar de manera acelerada.

De las aproximadamente dos docenas de personas que estábamos en el equipo de transición del Tesoro, siete de nosotros fuimos solicitados a servir permanentemente en la Administración. Yo fui una de ellas. Elegí la posición de Tesorera de los Estados Unidos, sobre todo para trabajar en el rediseño de la moneda de nuestra nación para poner el retrato de una mujer por primera vez en el siglo. Además, fui la primera Tesorera en tener en mi portafolio de responsabilidades a 4,000 empleados de la Oficina de Grabado e Impresión y la Casa de la Moneda de Estados Unidos, además de ser asesora senior del Secretario del Tesoro y Presidenta del Comité Directivo de Disuasión de Falsificación Avanzada. Permanecí en mi puesto hasta 2016 y recientemente terminé mi tarea en el equipo de transición del Tesoro para la Administración Biden.

E:¿Qué experiencias recuerdas más?
RR: Fui la primera mujer en el Tesoro en ser confirmada por el Senado en la Administración Obama. De hecho, fui la única mujer confirmada en 2009, uno de los tiempos más difíciles de nuestra historia económica. Y hubo varios obstáculos, pero siempre los vi como oportunidades. En marzo de 2010, con el apoyo de mi jefe, el Secretario Geithner, convocamos nuestro primer Simposio de Mujeres en Finanzas (Women Finance Symposium) que se enfocó en temas económicos clave y el camino hacia la recuperación. Para el primer panel, invité a mujeres tomadoras de decisiones prominentes en la administración como Christina Romer, presidenta del Consejo de Asesores Económicos; Sheila Bair, presidenta del FDIC; Mary Schapiro, presidenta de la SEC, y Elizabeth Warren, en ese momento presidenta del Panel de Supervisión del Congreso y luego la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

En el segundo panel participaron mujeres del sector privado hablando sobre temas similares. La agenda no incluyó género o el balance entre la vida laboral y personal, sino cómo estas líderes se hacen cargo en sus áreas críticas de responsabilidad. Fue tan bien recibido que llegó a ser portada de la revista Time en mayo, que mostró quiénes eran las nuevas tomadoras de decisiones de la economía y en los primeros párrafos remarcó el Simposio del Tesoro y las conversaciones que tuvimos. Esto me motivó muchísimo en mi camino hacia apoyar a más mujeres.

Publicidad

E: ¿Te quedaste con algún pendiente en tu gestión que pudo haber favorecido a mujeres?
RR: Uno de los momentos más complicados ocurrió al principio de mi gestión en el Tesoro. Me encontré en el Centro de Recursos Históricos en la Oficina de Grabado e Impresión. Ahora, la Oficina de Grabado e Impresión (o BEP) es donde producimos la moneda estadounidense. Lo que muchas personas no sabían es que allí se producían muchos de los productos financieros del gobierno de los Estados Unidos desde 1862. Todo, desde estampillas postales, hasta certificados de pagos militares a estampas de comida, y bonos de ahorro. Todavía producen la página de seguridad de los pasaportes estadounidenses.

Y el Centro de Recursos Históricos en el BEP es donde encuentras muchos de los objetos guardados que fueron confeccionados, como placas, renders, diseño y conceptos de las imágenes y símbolos que fueron utilizados en todos esos productos financieros.

En ese momento sentí que me había encontrado con un tesoro de bellas artes. Muchas de esas cosas seguramente no habían sido vistas por nadie que estuviera vivo. Y después de un tiempo, se volvió asombrosamente obvio: cada imagen que encontré de una mujer no era una mujer real. Eran figuras alegóricas. Los tipos de Lady Liberty con togas, algunas sin togas, pero la mayoría, símbolos sin nombre. Sin embargo, cada imagen que encontraba de un hombre era un hombre real. Un padre fundador, un miembro del gabinete, un presidente, siempre vestido y casi siempre identificado. Y me desperté.

El fin de nuestra moneda es ante todo facilitar el comercio, pero también sirve al propósito de documentar la historia de nuestro país. Piensa en esto: en cada denominación de nuestra moneda y las monedas del mundo encontrarás a una persona importante en el frente y un monumento o edificio importante por detrás. Si esta moneda es para institucionalizar la historia de nuestro país naciente, ¿por qué estaría faltando la mitad de la población?

Así que empecé a indagar un poco más y pronto descubrí que docenas de países destacan mujeres en sus monedas entonces, ¿por qué no habíamos tenido esta discusión? Conversé con el equipo del BEP, a quienes quiero reconocer como mis socios en esta misión. Fui con el director Larry Felix, quien me reportaba allí, y parte de su equipo directivo, a quienes les pregunté individualmente lo mismo “¿por qué no teníamos una mujer en el retrato de nuestra moneda?”.

La respuesta siempre fue la misma: nadie lo había mencionado antes.

Y para mí era como la tercera ley de Newton. Para cada acción, hay una reacción igual y una opuesta. Cuando me di cuenta cuán invisibles estaban las mujeres en un instrumento que se utiliza todos los días, como una moneda de reserva mundial, supe que necesitaba cambiarlo.

Porque no se trata de nuestra moneda, se trata de cómo se valora a las mujeres en nuestra historia, cómo impacta nuestro presente y más importante, cómo impacta en nuestro futuro.

Publicidad

E: ¿Qué consejos le darías a funcionarias públicas como Janet Yellen en Estados Unidos o Tatiana Clouthier en México?
RR: No creo que las funcionarias Yellen y Clouthier necesiten mi consejo. Son personas consumadas con su propio derecho, y estoy segura de que puedo aprender mucho de ellas. Le diría a cualquier persona que toma la decisión de servir a su país: “Gracias”. Trabajar como funcionario del gobierno es un sacrificio en la carrera, en la familia y para uno mismo, y es mucho más difícil cuando eres la única mujer de alto rango en el equipo económico.

E: ¿Cuál es el rol de Unicorn Hunters en la proliferación de negocios fundados por mujeres?
RR: Levantar capital para convertirse en unicornio es extremadamente difícil para cualquiera y ha sido un sistema cerrado, reservado para unos pocos, a menudo hombres. Unicorn Hunters abre una puerta en donde el público ahora tiene la habilidad de elegir e invertir su propio dinero como quiere y con compañías que no habrían tenido la oportunidad de destacarse, como muchas compañías fundadas por mujeres.

Estoy muy orgullosa de ser parte de esta serie, especialmente porque el concepto se origina en las oportunidades de crowdfunding que fueron posibles por el JOBS Act de 2012. En 2011, el Tesoro organizó unas Conferencias de Aceptación de Capital que formó un Grupo de Trabajo que hizo las recomendaciones que se convierten en la base de la legislación. Así que se siente maravilloso que todo vuelva al punto de partida, y que pueda participar activamente en su implementación.

Además, por mucho tiempo, no se les ha permitido a las mujeres participar plenamente en áreas de dinero y poder. Es importante para el mundo poder ver a las mujeres cumpliendo sus sueños.

Aquí, en Estados Unidos, las mujeres representan 51% de la población, pero siempre han ocupado un rango de 20% en puestos de ejecutivas de compañías, miembros de la junta corporativa y miembros del Congreso. Lamentablemente, estos números no han mejorado, sobre todo para las mujeres emprendedoras. Datos de Crunchbase muestra que más de 800 startups fundadas por mujeres a nivel global recibieron un total de 4,900 millones de dólares en capital de riesgo en 2020, hasta mitad de diciembre, lo que representa una disminución de 27% con respecto al mismo período del año anterior.

Unicorn Hunters traerá a la luz que se necesita mucho más que apoyar a las mujeres, especialmente empoderarlas para ser líderes económicas.

Tags

Barclays CapitalPROCORP, S.A. DE C.V., SOCIEDAD DE INV. DE CAPITAL DE RIESGO
Publicidad