Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El trabajo del futuro ¿es femenino?

La autora Silvia Zanella postula que el tipo de habilidades que se requerirán son aquellas que precisamente siempre se han considerado como “femeninas”.
lun 01 noviembre 2021 05:06 AM
El trabajo del futuro… ¿es femenino?
El trabajo del futuro… ¿es femenino?

Las mujeres quieren trabajar, pero algunas no pueden porque han asumido labores de cuidado de su familia. Otras lo hacen desde la informalidad, porque no encuentran un espacio en el mercado laboral regular. Y muchas en la formalidad ganan menos que sus pares hombres por hacer lo mismo. Es por eso que la escritora Silvia Zanella asegura que es necesario replantearse el espacio laboral para que, un futuro no lejano, considere el contexto y necesidades de la mitad de la población mundial.

Zanella es escritora y periodista, con una trayectoria de 15 años en los que se ha desempeñado como directora de marketing, comunicación y recursos humanos. Y ha puesto particular atención en las condiciones en que millones de mujeres salen a emplearse.

En su último libro, 'El futuro del trabajo es femenino. Una nueva cultura laboral para todos', editado por Paidós Empresa, postula que el tipo de habilidades que se requerirán a medida que la tecnología y la automatización avancen en los centros de trabajo son aquellas que precisamente siempre se han considerado como “femeninas”.

“Las formas de organizar las empresas serán femeninas porque las jerarquías rígidas y el mando vertical ya no funcionarán en un escenario complejo, rápido e incierto”, dice la autora respecto a la nueva gestión del tiempo y espacio profesionales.

Publicidad

En entrevista, Zanella detalla su propuesta para que líderes, tanto en el sector privado como público, comiencen a realizar cambios que favorezcan a toda la fuerza laboral, no sólo a las mujeres.

Expansión Mujeres: ¿Por qué las habilidades blandas se consideran inherentemente femeninas? ¿No contribuye a los estereotipos de género?
SZ: Hay una cosa en la que líderes coinciden: el tecnicismo y el conocimiento se pueden aprender y frecuentemente se dan por sentado. Sin embargo, las destrezas reales que se utilizarán para afrontar el futuro del trabajo son aquellas que se conocen como habilidades blandas, también conocidas como habilidades humanas. Es decir, actitudes propiamente humanas, difíciles de replicar por máquinas como, por ejemplo, tener predisposición para la resolución de problemas o sostener comunicación precisa con múltiples interlocutores, demostrar capacidad para trabajar en equipo, enfocarse en el cuidado de la comunicación interpersonal. También será útil para impulsar brotes de creatividad, soltura para la negociación, una gestión adecuada de las expectativas de los demás, generar confianza entre el resto de los colaboradores y crear un espacio seguro para compartir. Estos son los activos de la empresa del futuro y técnicamente las características que han sido reconocidas por la literatura gerencial, de negocios y liderazgo en mayor medida a las mujeres.

Actualmente, los equipos buscan aptitudes complementarias o enteramente diferentes a las que han aprovechado hasta ahora, que después de una conversación mundial sobre derechos están demostrando ser cada vez más ineficaces en la gestión del negocio. Estas habilidades han sido universalmente explotadas más por las mujeres que por los hombres. Sin embargo, de ninguna manera se deben atribuir a un género u otro.

E: ¿Cómo podría lo que denominas como 'trabajo inteligente' ayudar a mejorar la remuneración y las condiciones laborales de las mujeres?
SZ: El trabajo inteligente es aquel que prioriza la flexibilidad sobre la presencialidad obligatoria. Y esto podría cambiar las reglas del juego, al permitir flexibilidad tanto a hombres como a mujeres para que el trabajo en el hogar se divida de una manera más equilibrada, lo que también conducirá a una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral y posiblemente a mejores condiciones laborales.

Publicidad

E: ¿Cómo prevenir o evitar que, debido a la tecnología y la automatización, las mujeres se vean más afectadas por el tipo de funciones que desempeñan en el mercado laboral?
SZ: En mi libro cité a un estudio realizado por el McKinsey Global Institute, el cual señala que hombres y mujeres experimentarán el futuro del trabajo de manera diferente, precisamente porque los puntos de partida son diferentes: la clase de trabajos que tienden a hacer, los puestos que ocupan y los salarios que reciben. En el análisis realizado, las mujeres parecen tener un riesgo ligeramente menor de perder sus puestos de trabajo debido a la automatización que los hombres, porque algunas actividades, y por tanto ocupaciones, son más automatizables que otras. Por ejemplo, las tareas físicas de rutina como limpiar y el trabajo organizacional que implica llevar una agenda son altamente automatizables, pero aquellas que requieren habilidades cognitivas, sociales y emocionales más complejas lo son menos. Los hombres tienen una alta representación en roles físicos de rutina, como operadores de máquinas y artesanos. En los países encuestados, casi 40% de los trabajos ocupados por hombres que podrían perderse debido a la automatización pertenecen a estas categorías. Las mujeres también tienen una alta representación en muchas ocupaciones con potencial de automatización sobre todo aquellos similares a asistentes y secretarías, pues aquí es donde se concentra más de la mitad de la pérdida de empleos femeninos.

En diez mercados estudiados, una media de 20% de las mujeres trabajadoras podrían perder su empleo en comparación con 21% de los hombres para 2030. El aumento de la demanda laboral podría implicar un 20% más de puestos de trabajo para las mujeres, en comparación con 19% para los hombres, asumiendo que se mantenga la proporción de su participación en ciertos sectores y con ciertas ocupaciones. También se crearán ocupaciones completamente nuevas, pero, al menos en Estados Unidos, alrededor de 60% de los nuevos empleos en ese país se han generado en campos dominados por hombres.

E: ¿Cuáles son las ventajas para mujeres que opten por trabajar por proyecto, en lugar de trabajos permanentes?
SZ: Si bien la flexibilidad es útil para trabajar con un enfoque menos estructurado, no diría que los proyectos se adaptan a las mujeres, pues en realidad esto significaría más tiempo para dedicarlos a los cuidados de la familia sin remuneración alguna.

E: ¿Cuál es la forma más eficiente de convencer a los líderes para que mejoren las condiciones laborales de las mujeres considerando los cambios generacionales?
SZ: Algo debe quedar claro: la forma habitual de manejar organizaciones ya no será eficaz. Muchas empresas ya están luchando en esta nueva guerra para atraer al talento y está ocurriendo en todo el mundo. Para llegar a un puerto más justo, las compañías deben estar atentas a las ideas de estas nuevas generaciones porque el riesgo es no sobrevivir en la arena competitiva.

Publicidad

Tags

Trabajo decenteMercado de trabajoLey Federal del TrabajoMujeres
Publicidad