Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Las autoridades reaccionan ante la violencia de género de su clase política?

En el país, ningún gobernador ha renunciado tras ser señalado de ejercer violencia de género. ¿Falta mucho para que un episodio así suceda, igual que en Nueva York?
mié 25 agosto 2021 05:03 AM
¿Autoridades reaccionan ante la violencia de género de su clase política?
¿Autoridades reaccionan ante la violencia de género de su clase política?

Kathy Hochul tomo posesión como primera gobernadora de Nueva York, tras la renuncia de su antecesor Andrew Coumo, quien enfrenta un proceso con la Fiscalía del estado por el presunto acoso a 11 mujeres. Y aunque es la primera vez para una mujer en ese cargo, no es la primera ocasión que un gobernador en Estados Unidos renuncia por hechos que tienen que ver con acoso o violencia de género.

En 2008, Eliot Spitzer dimitió a su cargo (gobernador de Nueva York también) por verse inmiscuido en un caso de prostitución.

En la historia moderna de la política mexicana no se tiene el registro del despido o renuncia de algún funcionario de ese nivel por motivos relacionados al ejercicio de violencia en contra de mujeres.

Publicidad

César Astudillo, académico y abogado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que no es cuestión de falta de interés, sino de conveniencia.

"El sistema de normas está construido para que no existan consecuencias ni responsabilidades", dice. Como ejemplo, explica que cuando se estableció el sistema de sanciones en 2006, se dictaminó algunas multas importantes para partidos políticos por infracciones electorales, pero no ha servido para erradicar las conductas que buscaba castigar, pues éstas se pagan con dinero p´´úblico que reciben del Instituto Nacional Electoral y a su vez de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

"El sistema aparenta sancionar. Es más pagar multas, porque es de dinero público, que seguir las normas", afirma.

Entre los casos más recientes destaca el de Samuel García, gobernador electo de Nuevo León, quien el 10 de junio recibió una multa por haber ejercido violencia política de género contra la candidata de Morena, Clara Luz Flores, que contemplaba ofrecer una disculpa pública en un spot con prerrogativas de Movimiento Ciudadano.

No obstante, magistradas y magistrados de la Sala Superior revocaron la medida, por unanimidad, 10 días después. Durante su campaña electoral, García también fue criticado por hacer comentarios sexistas sobre la vestimenta que su esposa, la emprendedora Mariana Rodríguez, utilizó durante una transmisión desde sus redes sociales.

Meses antes, el precandidato a la gubernatura de Guerrero por Morena, Félix Salgado Macedonio, fue cuestionado por acusaciones de violación de por lo menos nueve mujeres que presentaron un proceso jurídico formal, el cual está vigente. No obstante, eso no fue suficiente para que su partido postulara a otro candidato ni para que autoridades electorales rechazaran su precandidatura.

Y años antes, el expresidente Enrique Peña Nieto dijo que "no era la señora de la casa", como excusa a su desconocimiento del precio de las tortillas, sin que recibiera un cuestionamiento por su propio partido.

Publicidad

El lunes, Enrique Márquez, exdirector Ejecutivo de Diplomacia Cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores, señaló que el motivo por el que Jorge F. Hernández, exagregado cultural en la Embajada de México en España, dejó su puesto diplomático fue la emisión de comentarios misóginos por su parte respecto a la embajadora María Carmen Oñate Muñoz.

Asimismo, el Consejo General del INE resolvió ayer que se acreditó la existencia de expresiones de violencia política contra las mujeres en razón de género por parte de Javier López Cruz, Félix Roel Herrera Antonio y Martín Darío Cázarez Vázquez, representantes de los partidos de la Revolución Democrática, Morena y Verde Ecologista de México, respectivamente, en contra de la Consejera Presidenta del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco, Maday Merino Damián. Durante la sesión misma, la consejera Claudia Zavala detalló la importancia de hacer un análisis lingüístico y un enfoque de género para acreditar violencia política contra las mujeres en razón de género.

“No debemos dejarnos arrastrar por esas inercias en el uso del lenguaje”, ya que una frase como las descritas (“No tiene los tamaños para ser Consejera del INE” o “chango electoral”) afecta de manera diferente a un hombre que a una mujer y es aquí donde entra el análisis con un enfoque de género", sostuvo.

Publicidad

¿Se vería en México una renuncia como la de Andrew Coumo?

Gina de la Fuente, líder del proyecto de gestión y seguimiento en el INE, no ve cercano que a una persona que sea señalada o investigada a ese nivel tenga consecuencias tan severas como la renuncia a su cargo.

No obstante, asegura que hay un avance sustantivo respecto a la persecución de casos de violencia y acoso sexual, pues ya figuran más en la discusión pública que antes.

Por mucho tiempo, sostiene, estos temas fueron tabúes y no se discutían primero porque las víctimas tenían miedo de denunciar por las represalias que pueden ejercer los hombres en su contra.

"La violencia de género se da dinámica de asimetría del poder, casi siempre sucede en los casos en las que los hombres está en una posición jerárquica por encima de la mujer y entonces cuando ellas quieren denunciar siempre reciben comentarios que las desalientan como 'no te van a creer', 'no le va a pasar nada'", explica.

También advierte sobre la falta de condiciones de seguridad a la víctima para que se puedan sentir apoyadas y que haya consecuencias a las denuncias que hacen, a nivel institucional, pero también en la discusión pública.

Tags

ViolenciaViolencia de géneroPolíticaCrisis política
Publicidad