Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué hacemos con la discriminación de mujeres para acceder a créditos?

A lo largo del procedimiento de solicitud típico, a una mujer emprendedora se le hacen preguntas que los solicitantes masculinos no reciben.
mar 24 agosto 2021 04:06 AM
¿Qué hacemos con la discriminación de mujeres para acceder a créditos?
¿Qué hacemos con la discriminación de mujeres para acceder a créditos?

La Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV) reveló en junio pasado que las mujeres presentan menores tasas de impago, es decir son mejores pagadoras de créditos que los hombres a partir de un análisis de 23 bancos de 18 países que forman parte de la Global Banking Alliance en la mayoría de los segmentos revisados (micro, pequeña y mediana empresas).

Pese a ello, la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera más reciente (ENIF, 2018) muestra que de la población de 18 a 70 años, 68% (54 millones de personas) cuentan con al menos un producto financiero, de los cuales el porcentaje de hombres que están bancarizados es de 55%, mientras que el de las mujeres es 48%. Pero en localidades con menos de 15 mil habitantes, menos mujeres cuentan con un instrumento financiero, pues el porcentaje baja hasta 42%.

El documento “Panorama Anual de Inclusión Financiera 2020”, hecho por la misma Comisión, muestra que la brecha de género respecto a la posesión de cuentas de captación fue de 24.8 puntos porcentuales en créditos hipotecarios, en favor de los hombres y de 2.8 pp, también en favor de los hombres, en tarjetas de créditos.

Publicidad

Partiendo de que la CNBV reconoció que el crédito para las mujeres requiere una menor reserva de capital, distintas entidades bancarias están diseñando medidas que puedan hacer más asequibles estos productos para ella. Considerando que la CNBV estima que los créditos a las mujeres clientes requeriría aproximadamente 4% menos de capital debido a los menores préstamos en mora de ellas, de acuerdo con la modificación a los artículos 91 Bis, 99 Bis y 99 Bis 2, fracción II de las Disposiciones de carácter general aplicables a las instituciones de crédito publicadas.

Kathy Stares, vicepresidenta ejecutiva de las Américas de Provenir, asegura que el primer caso para entidades financieras es reconocer qué criterios de discriminación operan en la concesión de préstamos.

“Cuando las mujeres latinoamericanas buscan financiamiento, a menudo se encuentran con una cultura restrictiva que limita severamente sus opciones en comparación con sus contrapartes masculinas. A lo largo del procedimiento de solicitud típico, a una mujer emprendedora se le hacen preguntas que los solicitantes masculinos no reciben. Estas preguntas van desde el estado civil hasta si tienen hijos y cuántos años tienen, así como si están o no a cargo de la casa. Las mujeres están estereotipadas en este papel como ama de casa y cuidadora. Una posición que a menudo se ve como su único propósito en la vida en lugar de una decisión que eligieron tomar además de sus otras aspiraciones y roles”, dijo en entrevista con Expansión Mujeres.

El estudio “Discriminación de género en el mercado de créditos de consumo”, que desarrolló el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), concluyó que la mayor parte de las negativas de créditos a mujeres provienen de ejecutivos hombres que tienen prejuicios de género.

Para Stares, aunque las mujeres tienen la reputación de ser fuertes candidatas para obtener crédito, su continuo rechazo se deriva de la opresión sistémica de las mujeres a lo largo de la historia. Más en regiones como América Latina, donde los roles de las mujeres como madres y cuidadoras siguen siendo esperados.

“Las mujeres tienen menos activos a su nombre que sus maridos u otros empresarios varones, porque la mayoría de las veces se limitan a mantener el hogar. Como resultado, demostrar a los bancos que pueden reembolsar los préstamos se vuelve más difícil”, explicó.

Publicidad

¿Qué se puede cambiar para incentivar la inclusión de la mujer en el sistema financiero y quiénes pueden hacerlo?

Kathty Stares recomienda la creación una línea de crédito especial para mujeres emprendedoras para estimular la inclusión o la baja de las tasas de interés para hacer que los préstamos sean más accesibles para las personas que comienzan con menos capital

“El cambio debe venir de arriba hacia abajo”, advirtió.

De acuerdo con Stares, la disparidad de género podría reducirse con la ayuda de bancos e instituciones de créditos que pueden usar tecnologías como Big Data y machine learning para analizar de manera efectiva el riesgo crediticio y así crear más opciones de préstamos para las mujeres.

Asimismo, apunta que la discriminación también se puede evitar con el apoyo de inversionistas que evalúan sus posibilidades de inversión de forma regular y formen grupos mixtos de inversión.

El estudio “Discriminación de género en el mercado de créditos de consumo”, que desarrolló el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), concluyó que la mayor parte de las negativas de créditos a mujeres provienen de ejecutivos hombres que tienen prejuicios de género.

Maria Isabel Botero, directora general adjunta de Recursos Humanos Scotiabank cuenta que a partir de la estrategia de Diversidad e Inclusión enfocada en 6 ejes prioritarios, en el que uno de ellos es la equidad de género (los 5 restantes son: Comunidad LGBT+, Diversidad generacional, Accesibilidad, Personas con Discapacidad, Antirracismo y Salud mental), se trabaja en la capacitación para que el personal cuente con los conocimientos necesarios para evitar prácticas basadas en sesgos inconscientes.

“Tenemos un curso mandatorio anual, con el que reforzamos los valores y actitudes que nos representan, así como las políticas de no discriminación, la cadena de comunicación y los canales de denuncia y talleres de Sesgos Insconscientes de género”, dijo.

Durante el año tienen jornadas de concientización vinculadas a fechas como el Día Internacional de la Mujer), el 25 de noviembre (Día Internacional de la violencia de género), el 11 de febrero (Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y Carreras STEM), e incluso la conmemoración del Día del Hombre (19 de noviembre). En ellas hablan de la equidad de género desde una perspectiva que resalte el rol del hombre como aliado primordial para alcanzar la igualdad.

¿Por qué querrían las mujeres estar en el sistema financiero?

Stares sostiene que las mujeres quieren saber que están financieramente seguras y que tienen los recursos para saber que son económicamente estables y pueden mantenerse por sí mismas durante toda su vida.

Y los tomadores de decisiones también deberían quererlo. “Tienen un papel esencial en las empresas (las mujeres) y su creciente participación en las mismas, con igual salario y más acceso al crédito, puede ayudar a hacer crecer la economía de la región y brindar más estabilidad al sistema bancario”, dijo.

Publicidad

Tags

Bancos mexicanosSPEIBancosDiscriminación religiosa
Publicidad