Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cuáles son los mayores retos de las emprendedoras para formalizar su negocio?

La informalidad está relacionada con menores índices de productividad y también salarios más precarios para los trabajadores.
jue 19 agosto 2021 04:04 AM
¿Cuáles son los mayores retos de las emprendedoras para formalizar su negocio?

En México hay 4 millones 600 mil mujeres que decidieron emprender, de acuerdo con el estudio que publicó en julio el Instituto Mexicano para la Competitividad, mientras que de los 4.4 de pymes, 61% son dirigidas por hombres. Asimismo, 82% de las emprendedoras se autodenominan informales.

Y no es por voluntad propia, sino que ellas enfrentan tres principales dificultades para llevar su negocio al mercado formal: costo elevado de trámites administrativos, la falta de acceso a financiamiento y la falta de capacitación en temas como finanzas, contabilidad o desarrollo de negocios.

Pilar Santana es docente, pero con el fin de obtener más ingresos inició la venta de productos de belleza entre sus conocidas desde hace seis años. Sus ingresos se duplicaron con el tiempo y aunque siguen creciendo, no tiene interés en expandir su emprendimiento debido a la falta de tiempo para hacer trámites.

“Yo quería una fuente adicional de ingresos, pero cuando pienso en todos los requisitos que me piden y toda la corrupción que hay que pagar para que agilicen tus trámites o que simplemente te den un permiso estoy segura de que los ingresos que obtengo con mi red de clientas es más que suficiente”, dijo.

Publicidad

Para hablar de informalidad es importante saber quiénes son las emprendedoras en México. Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, muestran que su perfil oscila entre 25 y 44 años, está casada, tiene uno o dos hijos, gana 3 mil 707 pesos al mes.

¿Por qué es un problema la informalidad?

Según el estudio del IMCO, a las mujeres emprendedoras les conviene operar en la formalidad, pues de esa forma es más probable contar con beneficios que tengan que ver con mejores opciones de financiamiento, más opciones para llegar a nuevos mercados, lo que se refleja en mayores ingresos en el presente y para el futuro de su empresa y retiro.

Además, el mismo estudio advierte que la informalidad tiene que ver con el reporte de menores índices de productividad y también salarios más precarios para los trabajadores.

“En el sector formal tienen ingresos mensuales promedio 2.5 veces mayores que aquellas con un negocio en el sector informal (9 mil 535 pesos y 3 mil 707 pesos, respectivamente)”, advierte.

Publicidad

Otro factor que suele entorpecer el crecimiento y formalización de los emprendimientos de las mujeres es el sexismo que se traduce en cuestionamientos de su capacidad por factores personales.

Lissette Velez Franco, directora de Bloom Tulum, una empresa de bienes inmobiliarios en Tulum y Ciudad de México, fue nombrada como la directora Comercial más joven del Ramo inmobiliario por Tempo a sus 33 años, pero el camino como emprendedora no ha sido fácil.

“En mi caso han sido algunos factores como la edad, el ser tan joven hace que constantemente cuestionen tu capacidad y conocimiento. El ser mujer y estar en tacones genera una imagen de vulnerabilidad y no es así, hay mujeres que tenemos mucha fuerza, somos constantes, productivas y nos apasiona nuestro trabajo.

Creo que las mujeres debemos quitarnos el miedo, debemos seguir preparándonos, darnos la oportunidad de desarrollar nuestros talentos”, dijo Velez.

El falta de acceso a financiamiento es otro factor clave, más si éste tiene que ver con requisitos que no considerarían pedir a un hombre.

Imco reporta que en 2018, menos de 30% de las emprendedoras tuvo acceso a un crédito bancario formal, pese a que de cada 100 mujeres que piden un préstamo para invertir en su empresa, 99% salda su deuda por completo, según Women’s Entrepreneurship Report 2019.

Juana Ramírez, fundadora y directora de SOHIN -una empresa que brinda soluciones hospitalarias- trabajó como consultora y maestra en la Universidad Panamericana para poder fondear su proyecto de salud.

“Conseguir inversión fue complicado en un inicio, por eso tuve que vender mi automóvil y seguir trabajando, para poder tener suficientes recursos para operar”, narró en entrevista con Expansión Mujeres.

Cuando buscó rondas de inversión para Sohil Ramírez se había casado, hecho que condicionó el tipo de preguntas que recibió en entrevistas. “¿Cómo te vas a organizar con tus obligaciones en casa?”, “¿qué vas a hacer si te embarazas?”. Y aun así siguió con el proceso porque necesitaba capital. Sin embargo, ya a punto de firmar el acuerdo, decidió no recibir el dinero de un fondo de inversión porque le pusieron como condición nombrar a un director general para la empresa que ella misma fundó y que ella misma pretendía dirigir, como lo ha hecho desde hace 12 años.

En otra ocasión, para un préstamo bancario le pidieron que su esposo firmara el pagaré que ella recibiría.

Publicidad

¿Qué se puede hacer al respecto?

El Imco recomienda:

  • Transparentar, concentrar y simplificar los procesos a nivel local para dar de alta, registrar y operar una empresa, a través de una ventanilla única que incluya la documentación, costos, tiempos y requisitos en cada entidad federativa. para ello se podría considerar la digitalización de los procesos, sobre todo en medio de una pandemia.
  • Ofrecer las capacitaciones y asesorías desde el sector público y privado para formalizar y hacer crecer los negocios.

Tags

EmprendimientoInstituto Nacional del EmprendedorEmprendedores
Publicidad