Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los empleos disruptivos en tecnología tienen mayor brecha salarial y de género

La brecha es más acusada cuando se trata de puestos de liderazgo y cargos técnicos, según un nuevo estudio de Linkedin.
vie 11 junio 2021 05:01 AM
Los empleos más disruptivos en tecnología, con mayor brecha salarial y de género
Los empleos más disruptivos en tecnología, con mayor brecha salarial y de género

Antes de la pandemia, la tecnología era una industria que mostraba un crecimiento sostenido de más de 2%. El año pasado, se aceleró a 5.5% y para 2021, IDC espera un alza de 7.7%. Una tendencia que requiere también más contrataciones. Entre los puestos de más demanda se encuentran los de desarrollo de productos, computación en la nube, ingeniería, datos e inteligencia artificial. Sin embargo, los trabajos de rápido crecimiento pierden la paridad de género, según datos de un nuevo informe de Linkedin.

El informe Gender Gap de LinkedIn, publicado en mayo, sostiene que las brechas de participación y salarial son más frecuentes en roles que requieren habilidades tecnológicas que el mercado considera ambiguamente “disruptivas”, en referencia a tener conocimiento sobre full stack (programador senior), desarrolladores, ingenieros de datos e ingenieros de la nube.

También muestra que existe una disminución de 0.5 puntos porcentuales en la cantidad de mujeres contratadas para puestos de liderazgo durante la pandemia en áreas de desarrollo de software y servicios de TI, servicios financieros, atención médica y manufactura; lo que deja al sector tecnológico con un porcentaje de participación femenina de 28%.

Publicidad

Por ejemplo, actualmente las mujeres representan 14.2% del universo de la fuerza laboral que se dedica al cómputo en la nube. En el caso de roles de datos e inteligencia artificial, son 32.4% del total, 0.1 puntos porcentuales menos que en febrero de 2018.

“Las mujeres no están bien representadas en la mayoría de los roles de rápido crecimiento, entonces estamos acumulando problemas de representación de género aún mayores a medida que salimos de la pandemia”, advierte Natalia Fabeni , senior News editor de LinkedIn Latam.

Explica que estos roles son esenciales en el desarrollo tecnológico y para su implementación en el mundo y que es necesario incorporar las voces y perspectivas de las mujeres para que un universo más grande esté representado en esta etapa “fundamental”, sobre todo ahora que la pandemia aceleró la digitalización de prácticamente todos los sectores.

Fabeni recomienda a los centros de trabajo que en sus procesos de reclutamiento se enfoquen en las habilidades y potencial de las candidatas y no solo de su experiencia laboral directa y calificaciones formales.

Publicidad

“Ya vienen de un sesgo enorme en el que incluso no hay muchas mujeres que se decidan a estudiar carreras STEM”, detalla sobre el nivel de presencia de las mujeres en estudios relacionados con Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas con el fin de que las economías sean más inclusivas.

Lucile Baratier, directora regional de Laboratoria, asegura que este problema inicia desde la baja proporción de mujeres que estudian carreras STEM, cuyo porcentaje es de apenas 25%.

El impacto de los roles de género determina que las pocas mujeres que entran al mercado laboral terminen por buscar otras funciones, como administrativas, en lugar del desarrollo de código, por ejemplo. Y, en el peor de los casos, desertan.

“La tecnología se asocia a un rol cercano a los hombres, porque consideran que son más competentes en matemáticas y computación, incluso un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México dice que 45% de la población en México cree que los hombres son más adecuados para destacarse en ciencias”, dice Baratier.

Además de la segregación y expulsión de mujeres de la industria, una de las consecuencias es el diseño de productos con un sesgo de género, que puede verse en un artefacto tan cotidiano como los celulares y sus medidas, más adaptadas a la fisonomía del hombre que de las mujeres.

Publicidad

Por ello, Baratier recomienda -también para los procesos de reclutamiento- que las personas encargadas de atraer talento a las empresas busquen en sectores socioeconómicos más diversos.

“Por ejemplo, uno de los requisitos por los que mujeres que no tuvieron acceso a una formación privada se descartan es el dominio del inglés. ¿No podríamos contratarlas y capacitarlas con un idioma? Si ya saben y cumplen con la parte tecnológica me parece razonable”, apunta.

Además, aconseja cambiar la forma en que se redactan las vacantes para que no exista un género explicito en el puesto del lugar disponible.

Publicidad