Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿La tecnología ayudó a combatir la violencia doméstica durante el confinamiento?

Lizeth Chapital, parte del equipo que desarrolló el software que usa la app de 911, explica los cambios que implementó la firma, con perspectiva de género, a partir del alza de violencia doméstica.
jue 08 abril 2021 11:41 PM
¿La tecnología ayudó a combatir la violencia doméstica durante el confinamiento?
En entrevista, la desarrolladora de un software que usa app de 911 platicó sobre los cambios que implementaron, con perspectiva de género, a partir del incremento de violencia doméstica.

El confinamiento ha obligado a cambiar muchas de las dinámicas familiares para adaptarse a otras variantes: trabajo en casa, escuela en casa, desempleo, contagios por COVID-19... Pero para algunas mujeres, también implicó convivir 24/7 con sus agresores.

La pandemia y el confinamiento que implicó en México y distintos países ha provocado un aumento de los casos de violencia doméstica y de su gravedad; además, ha dificultado las denuncias de abusos y el acceso de las víctimas a ayuda, aseguran responsables de refugios y defensores de víctimas.

En México, uno de los indicadores más accesibles -aunque limitados en términos cualitativos- para registrar el incremento de violencia es la revisión de la cantidad de llamadas que se hicieron al 911 desde marzo de 2020, momento en que inició el encierro.

Publicidad

Las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública sobre la incidencia delictiva y llamadas de emergencia al 911 muestran que hasta el 25 de diciembre de 2020, se registraron 240,798 llamadas de apoyo por violencia contra las mujeres, es decir, 40,105 más que durante el acumulado de 2019 y 68,588 más que en todo 2018.

Para 2021, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo, durante enero y febrero, se registra que un total de delitos en contra de la mujeres que asciende a 298,421, de los cuales, 1.48% corresponde a violencia contra la mujer, 0.03% a abuso sexual, 0.05% a acoso u hostigamiento sexual, violación con 0.02%, violencia de pareja con 1.36% y violencia familiar con 3.98%. La información sobre incidencia delictiva contempla feminicidio y víctimas mujeres de otros delitos, con base en las carpetas de investigación iniciadas ante el Ministerio Público a nivel federal.

Estos reportes implican que las autoridades ministeriales utilicen el protocolo de investigación en materia de feminicidio en las investigaciones de muertes dolosas de mujeres.

Pero, ¿cómo se puede ayudar a las mujeres cuando, según cifras oficiales del Inegi, siete de cada han sufrido al menos un incidente de cualquier tipo a lo largo de su vida? De acuerdo con Lizeth Chapital, directora de Desarrollo de Negocios en Carbyne México, la tecnología es una primera herramienta.

Publicidad

A partir del confinamiento, el sistema de 911 incorporó nuevas herramientas para brindar una atención más efectiva en los casos de violencia de género.

“En 20 estados del país, el servicio ha sumado tecnología conocida como la plataforma SaaS Carbyne (Software as a Service). Y ésta ofrece videollamadas, un chat silencioso y geolocalización (con el consentimiento previo del usuario), durante una llamada de emergencia 9-1-1”, explica Chapital.

El objetivo de incorporar este software es que la sesión con el operador sea interactiva sin que la aplicación esté instalada en el celular de estas mujeres, para que se aprovechen todas las capacidades del celular para registrar la localización exacta y duración de la llamada, así como el desplazamiento en tiempo real.

Desde la implementación de la plataforma de SaaS Carbyne, en marzo de 2020, se han atendido casos de violencia de género reportados por niñas y niños en el hogar.

Te puede interesar: Cuatro motivos que dejan a las mujeres ausentes en tecnología en México

Chapital, quien cuenta con una trayectoria de más de 10 años en seguridad, señala que en 2018 se crearon los centros de justicia para mujeres, que son espacios en donde se ofrecen servicios especializado e interinstitucionales, para atender a mujeres y niñas víctimas de violencia familiar y de género. Sin embargo, llegar a esos centros no siempre es posible o sencillo.

“La atención de violencia suele ser mayor en el momento y con creación de estos centros de justicia se le puede dar seguimiento a esa atención. O sea, te mandé una patrulla ahorita, pero el problema sigue cuando la patrulla se va. Por eso se le tiene que dar un seguimiento específico”, dijo.

Parte de la coordinación entre el sistema del 911 y de estos centros de justicia implica precisamente compartir información para dar seguimiento a cada una de las mujeres que usan ese software al llamar al 911.

“Cuando nosotros empezamos a trabajar con distintos centros de seguridad pensamos en cómo implementar tecnología para atender estos problemas y supimos que a través de la tecnología sería la opción más inmediata debido a que no es posible siempre pedir ayuda, porque la mujer y el agresor comparten el mismo espacio, en este caso aun más común por la pandemia”, explica.

Aunque termine el confinamiento, el servicio seguirá disponible para redirigir a mujeres que son o fueron víctimas de violencia a estos centros enfocados a atender a estas personas.

Publicidad

El caso no se aísla a México. Un informe de ONU Mujeres que publicó en abril de 2020, antes de medir los niveles que crecieron en el país, advirtió sobre "la pandemia en las sombras" que representa la violencia doméstica y el alza de casos registrados en otros países como Estados Unidos, Canadá, Argentina, Francia, Gran Bretaña y España.

Y aun conociendo las cifras, "los números no cuentan toda la historia. Incluso con estas alzas, sabemos que la violencia doméstica que se reporta es inferior a la real", dijo la directora de la coalición contra la violencia doméstica de Rhode Island, Tonya Harris.

Por ello, la tecnología también sirvió como un salvavidas para muchas mujeres. Por ejemplo, en Chicago se anunció un acuerdo temporal con Airbnb para alojar a víctimas de violencia doméstica en su ciudad.

Asimismo, Krysia Paszko, una polaca de 18 años, creó un sitio web que aparenta ser una tienda de productos de belleza, pero que, en realidad, ofrece ayuda discretamente a las víctimas, pues luego del primer confinamiento en ese país, el Centro para los Derechos de las Mujeres, una ONG polaca, registró un aumento de 50% de las llamadas a su número de emergencia que ofrece apoyo en caso de violencia doméstica.

Tags

Violencia de géneroconfinamientoTecnología
Publicidad