Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"No le tengo miedo al fracaso": Brynne McNulty

La cofundadora y CEO de Tuhabi comprendió desde el primer día de operaciones de la start-up la importancia de tener un motivo para trabajar más allá de una remuneración económica.
mar 24 mayo 2022 08:34 AM
Motivar a un equipo de trabajo es clave para el crecimiento de la empresa
Motivar a un equipo de trabajo es clave para el crecimiento de la empresa

Brynne McNulty es la cofundadora y CEO de Tuhabi, una empresa que se encarga de vender bienes raíces a través de la tecnología y recientemente alcanzó la denominación de unicornio al incrementar su valor a 1,000 millones de dólares.

El sueño de Tuhabi comenzó a materializarse en 2019, cuando la compañía realizó su primera operación. Desde entonces se expandió de Colombia a otros países en América Latina como México. Antes de ello, McNulty fue construyendo su camino en el mundo inmobiliario y trabajó en instituciones como Goldman Sachs en Nueva York o en McKinsey, al mudarse a Colombia.

Durante ese tiempo de crecimiento profesional estudió un MBA en la Escuela de Negocios de Harvard. También trabajó en la Fundación de McNulty, de su familia, y cuyo principal objetivo es la formación de líderes económicos y políticos; ahí creó el Premio McNulty, el cual ha otorgado hasta 5 millones de dólares para financiar proyectos en 25 países relacionados con salud, educación y la seguridad financiera, especialmente a favor de las mujeres.

Esta experiencia le ayudó a sentar las bases en su carrera para crear la Iniciativa del Instituto Aspen en Colombia, un foro no partidista que busca el debate sobre temas de importancia crítica para el país como vivienda y el desarrollo de tecnología.

Publicidad

En esta entrada de Expansión Mujeres, la directiva comparte quién está detrás de esta gestora de proyectos con trasfondo social y cómo encuentra el corazón en cada uno de ellos para motivar a todas las personas con las que trabaja.

La verdad, no sabía que me convertiría en empresaria hasta que lo fui. Sin embargo, supe durante mucho tiempo que quería trabajar en bienes raíces, porque este sector significa algo esencial para la vida de las personas y para las oportunidades que ellos y sus hijos tendrán. Cuando estaba en la universidad, tomé una clase sobre sistemas de vivienda en el mundo y fue cuando vi cómo el acceso a vivienda transformaba positivamente no solo la vida de las familias -gracias a conseguir seguridad al convertirse en propietarios-, sino en cómo eso traía prosperidad para ellos y para la sociedad, porque ese patrimonio se convertía en la base para iniciar negocios y para el crecimiento de la comunidad.

Cuando empecé a estudiar y trabajar, no esperaba fundar Tuhabi. Trabajé en Goldman Sachs en inversiones inmobiliarias, trabajé en dos empresas diferentes de tecnología inmobiliaria en Estados Unidos y obtuve un MBA en Harvard. Cuando llegué a vivir a Colombia en 2016, vi de primera mano la gran oportunidad de mejora que había en el mercado ya que había mucha informalidad, desinformación y complejidad en los procesos.

Lanzar Tuhabi no hubiera sido posible sin Sebastián [Noguera] como cofundador, quien sí es un emprendedor de nacimiento y experimentado; él sabe muy bien cómo lanzar y escalar negocios operativamente complejos y entiende los matices de los servicios financieros en los países latinoamericanos. Se considera a sí mismo un "emprendedor de por vida" y tuve la suerte de poder asociarme con él en este proyecto, ¡haciéndome emprendedora por primera vez!

Ésta sido una experiencia retadora, apasionante y muy enriquecedora, y desde hace tres años le he dedicado la mayoría de mi tiempo a construir este sueño, especialmente porque considero que la vivienda significa mucho para el desarrollo de una familia y de una comunidad entera. Sin embargo, también valoro muchísimo la vida familiar y agradezco que tengo la posibilidad de trabajar sin dejar de disfrutar mi rol de madre y esposa. Es una gran fortuna compartir la vida con una pareja que da prioridad a los mismos valores que yo, me enorgullece tener a dos fabulosos hijos y el tercero que está en camino, todo esto al mismo tiempo de dirigir una compañía que ha logrado un crecimiento exponencial y que está cambiando la vida de miles de personas.

Profesionalmente, éste ha sido un reto que vale 100% la pena. Es muy demandante, pero satisfactorio, saber que estamos generando un impacto positivo en los latinoamericanos.

Y no es la única rama importante en mi vida como profesional, pues también formo parte de la John P. and Anne Welsh Foundation, donde apoyamos múltiples programas para fomentar el emprendimiento mediante el apoyo a la educación en materias muy específicas, lo que se conoce como STEM: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, así como en temas de liderazgo.

Publicidad

Dirigir una empresa no es tarea sencilla, por eso es que McNulty le da un peso estratégico a la motivación propia y del equipo que colabora con ella, pues sabe que los resultados y las inversiones para su crecimiento exponencial por su cuenta.

Busco que aprendan continuamente y encuentren su propio estilo de hacer las cosas. Pero también creo que es importante que todos como equipo aprendamos juntos, que identifiquemos las lecciones cuando nos equivocamos. Desde los incios de Tuhabi, como cofundadores, hemos logrado reunir a un gran talento para construir un equipo de gran calidad humana y con amplias credenciales profesionales. Para nosotros es muy importante que cada uno de los líderes y colaboradores esté alineado con la misión de la compañía así como con los valores internos de la cultura. Así, podemos asegurar que cada quien esté enfocado en los mismos resultados que esperamos y podamos sacar los mejor de nosotros. Eso nos ha funcionado para montar el talentoso equipo de líderes que tenemos quienes, a su vez, se encargan de hacer lo mismo con sus equipos, para lograr que cada objetivo se cumpla con la pasión que se necesita.

Igualmente, creo que fallo todo el tiempo. Liderar una compañía no es nada fácil y constantemente uno se enfrenta a fracasos, a retos difíciles de cumplir, pero es importante esforzarse y probar cosas nuevas, difíciles e inciertas si se quiere lograr algo que valga la pena. Por eso no le tengo miedo a ese fracaso. Por ejemplo, aunque hemos tenido mucha suerte en nuestros procesos de recaudación de fondos, la cantidad de veces que hemos presentado Tuhabi y nos han dicho "no" es... ¡más de lo que me gustaría recordar! Cuando recién estás comenzando y escuchas no tras no tras no, es inevitable sentir eso como un fracaso. Pero hay que tomar feedback, siempre con pinzas, seguir mejorando, y poner un pie delante del otro y seguir hacia el objetivo. Este tipo de aprendizajes van forjando habilidades para tomar cada vez mejores decisiones y ser mejor líder.

Ser emprendedora ha sido un gran reto, constantemente te encuentras con barreras, pero mantenerme firme ante lo que deseamos lograr con Tuhabi es una gran motivación para seguir adelante. Además en el camino, he descubierto distintas maneras de encontrar la resiliencia en momentos difíciles.

Por ejemplo, sentarme en juntas con inversionistas de los principales fondos donde soy la única mujer siempre será intimidante, y encontrarse con el mundo empresarial donde no hay tantas mujeres lo es también. Para cambiar eso, poco a poco he comenzado a unirme con más mujeres en mi misma situación para apoyarnos y espero que cada vez haya más mujeres en este mundo. Tomar la iniciativa de convivir e intercambiar experiencias con más mujeres es un aprendizaje continuo que me ha motivado en el ámbito profesional.

Espero que llegue pronto el día en que convertirse en una fundadora de un unicornio no sea noticia. Me enorgullece y estoy agradecida de poder estar lográndolo, pero espero que algún día sea más común ver mujeres liderando grandes empresas. Conozco a muchas mujeres con un talento increíble en la región que están creando empresas fantásticas y espero que consigan este hito y más.

Publicidad

El corazón de Brynne McNulty

En momentos difíciles también es importante valorar lo que tenemos, porque en ello encontramos fortaleza. A nivel personal, agradezco que tengo una increíble familia; mi esposo, dos hijos pequeños y uno que está por llegar. Me siento muy afortunada de poder encontrar la manera de hacer lo que amo con el trabajo y también dedicarme a estar con ellos. Ciertamente, a veces me siento abrumada con tantas cosas, pero no lo haría de otra manera. Me siento la persona más afortunada del planeta por poder vivir esta vida.

Además, mis papás han sido mi inspiración. Desde pequeña me alentaron a trabajar por lo que me gustaba y trabajar duro para lograr mis metas. Hoy que estoy en ese proceso, agradezco que me hayan empujado a hacerlo aún cuando parecía difícil o imposible. Y bueno, asociarme con un gran amigo como Sebastián Noguera ha sido sin duda una experiencia enriquecedora porque nos complementamos y apoyamos en todo momento.

Ahora imagino a Tuhabi como el gran solucionador de todo lo que tiene que ver con la vivienda en América Latina. Esto implica darle a las familias liquidez e información en muchos puntos del proceso; comprándoles o vendiéndoles su casa, dándoles un crédito, brindándoles información sobre el valor de su casa.

Desde que lanzamos Tuhabi teníamos claro que queríamos lograr un gran impacto en América Latina. Empezamos con lo que entendemos es el principal problema alrededor de la vivienda en Colombia y es el acceso de información y transparencia a la hora de comprar o vender, por esta razón creamos procesos rápidos, simples y seguros para que en 10 días cualquier persona pueda vender su casa sin las complejidades que tradicionalmente implica esta transacción.

Tags

MujeresMujeresTrabajo decente
Publicidad