Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así es cómo las aerolíneas colaboran para combatir el turismo sexual

La pena en México para quien cometa delito de turismo sexual subió de 15 a 30 años de prisión .
mié 19 mayo 2021 05:00 AM
Así es cómo las aerolíneas colaboran para combatir el turismo sexual
Turismo sexual en México

Cada año se realizan 600 millones de viajes turísticos internacionales, de los cuales 20% se hace con fines sexuales, de acuerdo con cifras de 2017 de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Se considera turismo sexual la captación, el transporte, el traslado o la recepción de personas, a través de amenazas o el uso de la fuerza u otras formas de coacción o engaño para obtener sexo de una persona.

Desde abril, la pena para quien cometa delito de turismo sexual subió de 15 a 30 años de prisión y de 1,000 a 30,000 días de multa. La medida responde a un acuerdo de la ONU el año pasado, por el que cada país miembro adoptaría las medidas legislativas para tipificar como delito en su derecho interno el delito de trata de personas y turismo sexual.

El objetivo es poner cerco a este ilícito, para el que en 2015, la Secretaría de Turismo elaboró un protocolo para la prevención de la trata de personas, en el que identifica a mujeres jóvenes, adolescentes, niños y niñas como el perfil más frecuente de las víctimas de estos delitos, por ser los miembros más vulnerables de una comunidad, más si tienen problemas de adicción, antecedentes de abuso, abandono y maltrato; si han vivido en situación de calle o ausencia de redes de apoyo.

Publicidad

“México ha sido considerado e identificado como un destino popular del turismo sexual, y al igual que la inmensa mayoría de los delitos en el país, estos difícilmente son denunciados por razones de temor, exposición pública, estigmatización, por la permanente desconfianza en las autoridades encargadas de investigar e impartir justicia, e incluso por la falta de mecanismos accesibles y seguros para denunciarlos”, dijo Verónica Delgadillo García, de Movimiento Ciudadano, durante el último periodo extraordinario de sesiones en San Lázaro en 2020.

También el sector privado ha tratado de establecer mecanismos de prevención, especialmente las aerolíneas.

Publicidad

El brazo del sector privado

Aeroméxico comenzó a trabajar con la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 2016 en un programa para combatir la trata de personas y el turismo sexual, debido a muchas de estas víctimas son transportadas a través del transporte aéreo.

“Desde un inicio fue importante delimitar responsabilidades para no arriesgar a empleados, víctimas o testigos que se atrevieran a denunciar casos de turismo sexual”, explica Adriana Prieto, gerente de Desarrollo Sostenible en Aeroméxico.

Desde entonces la aerolínea inició una estrategia que comenzó con la difusión de mensajes preventivos y ha pasado por la capacitación al personal de la aerolínea para detectar posibles víctimas y canalizarlas con autoridades correspondientes, si bien la empresa no ofrece cifras sobre el nivel de incidencia porque no da seguimiento a los casos de los que alerta a las autoridades.

Sin embargo, Prieto señala que cuando inició había mucho desconocimiento del tema, sobre todo en la industria área porque existen pocas estadísticas de trata en aviación. Además, apunta que gracias a la capacitación de Conapred la aplicación de los protocolos se hace con base en medidas que no fomenten la discriminación, por ello es que Aeroméxico sólo consigna los casos.

Por su parte, Volaris firmó desde hace ocho año el Acuerdo-Compromiso con la organización ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Trafficking of Children for Sexual Purposes, por sus siglas en inglés.), la red mundial de organizaciones e individuos que promueven la prevención y concientización sobre la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes. Fue la primera empresa en México y Latinomérica en suscribir un acuerdo de esta naturaleza. Con el acuerdo comenzó la implementación del “Código ECPAT” en todas sus operaciones, para identificar posibles casos de turismo sexual en sus vuelos. Para ello se capacitó a 4,500 trabajadores que fueran capaces de identificar posibles casos de trata al interior de los vuelos.

“A través de la alianza estratégica, hemos identificado e implementado soluciones para luchar en contra de una problemática que vulnera a nuestra sociedad y al desarrollo de comunidades sostenibles: la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes en el contexto de los viajes y el turismo”, José Alfonso Lozano, director de asuntos corporativos de Volaris. Para Rita María Hernández, directora de la Comisión Unidos vs Trata, la desigualdad de género, la globalización, la pobreza, el racismo, la migración y el colapso de la estabilidad económica de la mujer contribuyen a crear las condiciones en que una mujer es impulsada a la industria sexual.

“Contrario a lo que dicen aquellos que buscan reglamentar la prostitución, a los compradores de sexo no les interesa la diferencia entre prostitución y trata. Nunca le preguntan a una chica si está siendo tratada. Y los testimonios que conocemos hoy en día, de más de 200 mujeres, nos indican que aunque ellas les compartan esta verdad, ellos poco se conmueven, pues han pagado por un servicio que ahora exigen”, dijo en un foro organizado por la Universidad Iberoamericana en 2017.

Publicidad

Tags

BunkerAerolíneasVolaris
Publicidad