Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Una mujer mecánica? Sí. Una mujer mecánica, administradora y emprendedora

Cristi Catalán es la mecánica que se ganó la confianza de inversionistas y clientes en Chile.
vie 07 mayo 2021 05:05 AM
¿Una mujer mecánica? Sí. Una mujer mecánica, administradora y emprendedora
¿Una mujer mecánica? Sí. Una mujer mecánica, administradora y emprendedora

“Yo no puedo hablar contigo porque eres mujer”. “¿Dónde está el mecánico?”. Cristina Catalán tuvo que escuchar estas y otras frases cuando decidió emprender en el mundo de la mecánica de autos. “Se cerraban a que les atendiera una mujer”, recuerda la ahora empresaria.

Catalán es una mujer chilena que estudió y hizo carrera como administradora en Entel, una firma de telecomunicaciones. Sin embargo, desde hace 10 años trabaja con autos en su de la mano de Álvaro, su esposo.

Publicidad

“Yo soy contadora y administradora de empresas y la verdad el mundo de autos nunca me llamó la atención, pero a mi marido sí. Hace años cuando éramos novios yo veía que a él le apasionaba y empezó a hacer trabajos individuales de mecánica, pero no había pensando en la opción de dedicarse a ello como negocio. Él quería desarrollarse en mecánica, pero tenía cero bases para armar un negocio”, explica sobre el origen de su proyecto, AMC Performance Garage.

La ahora especialista en mecánica vio la mayor oportunidad de negocios cuando una vez, en su trabajo, le preguntaron si recomendaría a algún mecánico y ella refirió a su pareja, sin decirles el vínculo que les unía. En un sector que no goza de mucha confianza, la recomendación y el buen servicio fueron la clave.

Pero AMC Performance Garage no es cualquier taller, sino uno fundado y codirigido por una mujer. Y, en palabras de Catalán, ese factor fue precisamente el decisivo para el crecimiento de su proyecto.

"Las mujeres siempre queremos la historia completa, el detalle información que es vital a la hora de saber qué pasa con un auto. Me involucro con su necesidad, ya que el auto es vital para la familia y en el día a día siempre se entrega un auto y al día siguiente tomo el teléfono llamo al cliente para saber si está todo bien y eso les encanta", asegura.

Publicidad

“Agarré todo lo negativo del mundo de la mecánica automotriz y de poquito lo fui transformado a una empresa que fuera formal, con mis conocimientos de administración de empresas. Lo estructuré a tal grado que la gente decía venía porque había una mujer de por medio”, dijo.

Que una mujer estuviera al frente del negocio implicaba vender esa ventaja con la garantía de formalidad, una mejor y más detallada atención a clientes. Además de que con el paso del tiempo Cristi también se capacitó en materia de mecánica, incluso aunque cuando inició su emprendimiento no sabía ni siquiera manejar.

“Pasaron dos años de que Álvaro (su pareja) recibía autos, pocos, pero con buen trabajo y yo ya había aprendido de taller mecánica. Luego pasaron otros tres y ya había hecho muchos informes mecánicos. Entonces me animé a presentar el proyecto a los programas de emprendimiento que existen en Chile en 2014 y ganamos varios premios nacionales, incluso premios de emprendimientos de mujeres, donde siempre era la única en esta rama industrial”, cuenta.

Ahora, junto a Álvaro, preparan una ronda de inversión por $900,000,00 dólares en la que ya evalúan los perfiles de posibles inversionistas y marcas asociadas al rubro automotriz.

Publicidad

¿Cómo es liderar en una área completamente masculinizada?

Tras diez años de haber iniciado su negocio, ya abrió tiene dos talleres, está a punto de abrir un tercero, y con planes de expandirse a Colombia, donde asegura que mantiene una buena relación con otros talleres de mujeres, que se especializan en transmisiones.

Para Catalán siempre ha sido importante aportar su perspectiva, también en cuestiones técnicas, pero que al final están relacionadas con la confianza, la piedra filosofal de su negocio.

“Manejar es un motivo de riesgo y empecé a comunicar y trabajar basándome en eso. Ahora las mujeres somos fundamentales en la elección del auto familiar y claro que las mujeres tenemos diferentes inquietudes al elegir un coche a la de los hombres. Nosotras pensamos en las necesidades de todas las familias, ellos no porque creen que no les toca hacerse cargo de cuidar a toda la familia hasta en el auto”, dijo.

Asimismo, el valor de su servicio a las mujeres está también en la posibilidad de comunicarse en un idioma que ellas entienden. “Hablar con la certeza de que no te están estafando y de que estoy entiendo todo lo que hacen a mi coche. Y nadie lo estaba haciendo y ahora las mujeres pueden entender qué pasa con sus autos, por eso 80% de mis clientes son mujeres”, dice.

"Se me abrió una oportunidad de negocio que es la confianza porque yo pongo los ojos donde no los pone el hombre"
Cristi

¿Y cómo se dio el crecimiento?

Como empresaria, sabe que lo más importante no es llegar, sino saber mantenerse en el ruedo.

“Antes atendíamos tres carros a la semana, ahora atendemos cinco al día en cada uno de los talleres. Supe que estábamos creciendo y que nuestras necesidades eran otras. Por eso propuse fortalecer nuestros canales de marketing y de escuchar a todos los asesores que trajéramos al equipo”, detalla.

Catalán considera que una de las debilidades de las pymes es que las personas que deciden emprender suelen hacer todo hasta que el agotamiento y autoexplotación los ahorcan. Primero porque se encariñan con su producto, pero también porque en etapas tempranas, en las que no se perciben aún ingresos, todos los costos operativos suelen verse como gastos.

“A mí me costó dinero y mucho trabajo aprender a delegar cosas. Pero supe que era lo adecuado después de que tuvimos problemas con impuestos, y todo porque era imposible que nosotros fuéramos expertos de todo. Desde entonces, tengo un contador, tres abogados, un asesor fiscal; también elegí a una productora para que llevara las redes del taller”, dijo.

Recomendaciones

Publicidad