Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El mundo financiero falla en diversidad y las fintech lo quieren resolver

Cristina Junqueira, fundadora de Nubank, cuenta en entrevista sus objetivos como mujer líder en un sector que tiene como meta principal la inclusión financiera.
lun 22 marzo 2021 10:00 AM

Por lo menos 35% de las Fintech de América Latina ha sido fundada por una mujer, en contraste con el promedio mundial que ronda el 7%, de acuerdo con el estudio Fintech América Latina 2018: Crecimiento y consolidación, del Banco Interamericano de Desarrollo y Finnovista. Además, México destacó como el país de la región con la mayor cantidad de fintechs fundadas por mujeres con 35%, por encima de Colombia y (14%) y Brasil (12%), precisamente el país en el que nació Cristina Junqueira, cofundadora de Nubank.

¿Cómo es tu historia de negocios en el sector?

Cristina: Cuando era niña, era muy curiosa y amante de los libros. Mi sueño era estudiar periodismo y convertirme en corresponsal internacional, pero cuando llegó el momento de comenzar la universidad, decidí estudiar ingeniería. Realicé una maestría y también un MBA en Kellogg School of Management de Northwestern University en Estados Unidos.

Sin embargo, mi carrera siempre estuvo vinculada a la industria financiera. Inicié mi camino profesional en consultoría estratégica y a los 24 me incorporé a uno de los bancos tradicionales más grandes de Brasil. Al igual que los sectores de tecnología e ingeniería, el mundo financiero ha sido liderado tradicionalmente por hombres. Por ejemplo, nunca tuve una jefa mujer o una mujer con un cargo superior al mío que pudiera marcar un camino adelante. Todos eran hombres. Y, por eso, en varias ocasiones se me pidió que actuará o que me vistiera “como hombre”, dejando de lado vestidos y usando trajes sastres. Como profesional, fue muy triste ver que lo único que les importaba era cómo me veía, en oposición al impacto que podía generar con mi trabajo y mis ideas. Todas esas experiencias ayudaron a formar la filosofía interna que impulsa a Nubank.

Publicidad

E: ¿Cuáles fueron tus mayores obstáculos para crecer en una industria que, a diferencia de la banca tradicional, no está tan masculinizada?

CJ: Creo que fui sumamente afortunada porque pude salirme de un entorno financiero bastante convencional, donde sabía que no iba a ser escuchada y donde era claramente una minoría. Y encontré a dos personas que compartían mi visión y cuyos talentos complementaban a los míos, lo que hicieron de Nubank un lugar que desafía el status quo.

Hemos recorrido un gran camino en los últimos siete años, pero somos conscientes de que nos queda un largo camino por recorrer y estamos comprometidos en hacer de Nubank la empresa más igualitaria del sector tecnológico en Latinoamérica y, por qué no, en todo el mundo.

E: ¿Qué lecciones personales de liderazgo les puedes compartir a las mujeres que buscan su desarrollo personal y ocupar posiciones de liderazgo?

CJ: Creo que lo más importante y satisfactorio para mí ha sido crear un entorno laboral en Nubank donde todos saben que son parte activa del éxito de la empresa; donde las ideas de todos cuentan y nadie siente que sus opiniones y contribuciones serán ignoradas. Creemos al 100% en una estructura abierta donde todos son parte de la innovación y pueden brindar soluciones a las necesidades de nuestros clientes. Uno de nuestros principales valores es crear equipos fuertes y diversos, y una cultura orientada al feedback, la transparencia y la colaboración.

Por otra parte, creo que los tres co-fundadores de Nubank (David Vélez, Edward Wible y yo) compartimos una gran pasión y dedicación por la misión de la compañía de liberar a las personas de la complejidad y devolverles el control de su dinero. Es algo que buscamos contagiar a todo el equipo y buscamos liderar desde el ejemplo. Para darte un ejemplo muy personal del compromiso que tengo con esa misión y con nuestros clientes: cuando estaba embarazada de mi hija Alice, a quien considero la “gemela” de Nubank porque nacieron casi al mismo tiempo, lideré la presentación a inversores para levantar capital con un embarazo muy avanzado. Y cuando Alice nació, decidí reincorporarme de inmediato porque acabábamos de lanzar nuestro primer producto y recibía las llamadas de los clientes a mi teléfono personal.

Te puede interesar: La Ley Fintech en México atrae inversiones y surgimiento de neobancos

Siendo honestos, la falta de diversidad como concepto en el mundo financiero es un gran problema, no sólo para los que trabajan en las instituciones, sino también para los clientes. ¿Por qué? Porque si únicamente hay un grupo pequeño de gente, que se ve igual, piensa igual y tiene los mismos problemas, el desarrollo de productos se limitará a personas iguales a ellos. Por eso es fácil terminar con productos y servicios que no responden a necesidades de una población diversa. No es inclusivo.

Uno de los pilares de Nubank a nivel global es precisamente la diversidad. Y no es solamente una afirmación que suena bonita pero no existe en la realidad. Actualmente, 42% de todos nuestros empleados son mujeres pero, aún más importante, también ocupamos casi 40% de las posiciones de liderazgo dentro de la empresa. En ingeniería, donde la media de la industria es 12%, en Nubank 20% del equipo de ingeniería son mujeres.

Para reforzar este compromiso por crear un lugar de trabajo más diverso, el 8 de marzo anunciamos una meta de contratación global de 3,300 mujeres para 2025. También nos proponemos que, por lo menos, 50% de los puestos de liderazgo sean ocupados por mujeres. Y este compromiso involucra a las operaciones que tenemos en Brasil, México y Colombia. Particularmente en México, nos comprometemos a que 50% de las nuevas contrataciones sean mujeres.

Con iniciativas como estas, buscamos influir a toda la industria a alcanzar la equidad de género.

Publicidad

E: ¿Cómo vives las redes de mentoría a otras mujeres?

CJ: En Nubank tenemos un programa de mentoría para mujeres, que nació precisamente de mi experiencia personal y que tengo el honor de liderar. Soy muy consciente de la importancia de que las mujeres en posiciones de liderazgo seamos mentoras de otras mujeres más jóvenes y que podamos impactar positivamente su desarrollo profesional y personal.

Cuando fundamos Nubank, estaba determinada a crear un entorno laboral sin ninguna de las barreras estúpidas que no le permiten a las mujeres progresar y desarrollarse profesionalmente. Nuestros grupos de mentoría incluyen grupos de discusión sobre cómo evitar los prejuicios inconscientes, por ejemplo, e incluso usamos técnicas de reclutamiento para evitar cualquier tipo de sesgo.

Mi esperanza es que, cuando mis hijas sean adultas, lo que yo y muchas otras mujeres hemos vivido, sea imposible de imaginar para ellas.

Las mujeres en el sector

“A escala global y regional las mujeres enfrentan un mayor escrutinio cuando presentan sus ideas a un potencial inverso”, explica Gabriela Andrade, especialista líder de Mercados Financieros del BID en el reporte de BBVA ‘35% de las ‘fintech’ de América Latina está liderado por mujeres’.

En ese sentido, recomienda que los equipos directivos y de mandos intermedios estén conformados por hombres y mujeres empujando en la misma dirección, además de incrementar las inversiones para madurar al sector y apostar por la educación en ramas tecnológicas como la programación, el desarrollo o la ciencia de datos.

“Al menos 2,000 millones de adultos, más de la mitad de los adultos del mundo que trabajan, continúan excluidos de los servicios financieros formales y estas poblaciones son, a menudo, las que ya de por sí, están marginadas, como las mujeres, los individuos de bajos ingresos y los que son difíciles de alcanzar”, de acuerdo el estudio Fintech en el mundo: la evolución digital de las finanzas ha llegado a México realizado por Bancomext.

En el informe advierten que quedar fuera de la economía formal implica que a estas poblaciones no reciban acceso a servicios como la extensión del ahorro, el crédito, el seguro y los servicios de pago.

“Sin embargo, las fintech están ayudando a alcanzar y a empoderar a las mujeres, así como a otras poblaciones marginadas, dándoles entrada en la economía formal y la seguridad en sus transacciones. Por eso, organismos como las Naciones Unidas, el Foro Económico Mundial, la OCDE, entre otras, están interesadas en que los ecosistemas de fintech alrededor del mundo se desarrollen dentro de las regulaciones pertinentes y alcancen el objetivo de inclusión”, concluye el banco de desarrollo.

Publicidad

Tags

FintechFinanzas personalescrédito hipotecario
Publicidad