Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estas mujeres brincaron la barda para llegar a los consejos administrativos

Según en análisis de Miranda ESG, en los consejos de las 35 empresas que conforman el índice IPC de la BMV las mujeres ocupaban sólo 10% de los puestos en 2020.
mié 09 junio 2021 09:01 AM
Mujeres comparten su caminar para llegar a un consejo administrativo
Mujeres comparten su caminar para llegar a un consejo administrativo

Los hombres acaparan los consejos administrativos de las empresas en México.

En 2020, sólo 10% de las personas que formaron parte de un consejo administrativo de las 35 empresas que representan el índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores son mujeres (225 en total), frente a 8% en 2019 y 7% en 2018, según un análisis de Miranda ESG.

Sin embargo, si se considera sólo a las mujeres independientes de estos consejos, es decir, que no son familiares de los dueños y directivos de una empresa, la participación femenina se reduce a 4% (frente al 3% en 2019 y al 2% en 2018).

La falta de redes de apoyo, la sobrecarga de las labores no remuneradas del hogar y la ausencia de modelos de mujeres en alta dirección, son principales razones que las mujeres atribuyen a esta baja participación, de acuerdo con el estudio “Gender Monitor” de la escuela de negocios Esade.

En Expansión Mujeres, platicamos con ejecutivas que han logrado ocupar un lugar en esos consejos, pese a que la decisión para llegar hasta ahí no depende de ellas, sino de accionistas de la sociedad en una asamblea general ordinaria anual, para conocer su experiencia.

Publicidad

Claudina García es ahora directora Jurídica y de Asuntos Públicos de American Tower México y miembro de su consejo, pero llegar ahí fue fácil. Como es común en las empresas, el techo de cristal fue el principal obstáculo a superar porque el crecimiento de las mujeres se estanca, lo que les impide llegar a los mandos más altos, no sólo gerenciales.

“Las prácticas y los valores de las personas dentro de las empresas tienen que seguir transformándose, para que el género, en un futuro no muy lejano, se vuelva irrelevante a la hora de elegir al mejor equipo para formar un consejo administrativo imbatible”, señala.

Aunque no sabía en qué sector trabajar inicialmente, se enfocó en su crecimiento profesional dentro del sector privado, con la expectativa de que tuviera más oportunidades de crecimiento que en la iniciativa pública. Con el paso del tiempo mantuvo la práctica de actualizar sus habilidades ejecutivas, "fue entonces que empezaron a crecer rápidamente mis expectativas profesionales, como formar parte de un consejo administrativo”, dijo.

García, quien también forma parte de la organización Conectadas, afirma que para lograrlo fue definitorio en su camino personal, fomentar la capacidad de reconocer sus fortalezas y debilidades, ser perfectamente consciente de ellas, explotar las primeras, y trabajar las segundas. “Ambos tipos pueden estar relacionados con un tema técnico, o al contrario puede tratarse de una habilidad blanda”, explica. Asimismo, asevera que no ha dejado de aprender, en términos de los puestos que ocupa, ni en la capacitación formal que puedes adquirir para seguir avanzando

Publicidad

Silvia Lavalle Henaro, presidenta del Consejo de Administración de Libertad Soluciones de Vida, afirma haber encontrado su vocación desde muy joven en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). “Fue ahí donde verdaderamente aprendí lo que es el sector financiero ya que me tocó la crisis económica de 1994, lo que me dio grandes oportunidades para aprender y desarrollarme”, dice del lugar donde trabajó por 18 años, hasta que en 2013 decidió aventurarse como socia de ATIK Capital.

Mientras estudió la carrera, la ejecutiva trabajó en un despacho de contadores. A principios de 1995 entró a trabajar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, donde aprendió a trabajar en plena crisis, periodo en el que también terminó su doctorado en supervisión.

Silvia Lavalle se curtió en un periodo en el que la participación de las mujeres en esa industria era aun más limitada que ahora. Sin embargo, se dedicó a revisar bancos desde el área de supervisión de filiales del exterior, particularmente en actividades relacionadas con los inicios de operaciones de la internacional.

Lo que la llevó a emprender, ahora en la iniciativa privada, junto con Guillermo Babatz en la empresa consultora Atik Capital, fue la posibilidad de asesorar entidades financieras (bancos, SOFIPOS, fintechs, entre otras) en temas estratégicos, financieros, operativos y tecnológicos.

Posteriormente la invitaron a ser consejera en Banco Sabadell y en la Casa de Bolsa Masari, en ambos casos presidiendo el comité de auditoría. A finales de 2019 tomó la Presidencia del Consejo de Libertad Soluciones de Vida para apoyar en la institucionalización y el fortalecimiento del Gobierno Corporativo de la entidad.

A otras directivas que buscan un espacio en los consejos recomienda reinventarse continuamente para poder avanzar y lograr objetivos teniendo presente la cultura de cambio. “Para llegar a un consejo se recorre un camino largo, en el que te encuentras con retos que debes tomar como tales y seguir adelante, prepararse, actualizarse constantemente y siempre tener claro que se trabaja bajo objetivos institucionales y de acuerdo a la esencia de la empresa en la que te desempeñas. El trabajo en equipo es bien importante, la inclusión de todos con esfuerzo y dedicación, tener en mente ser protagonistas y no víctimas, proponerte día a día innovar”, recomienda

Publicidad

Yvette Mucharraz, directora del Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección (CIMAD) en el IPADE, desde donde ha impulsado medidas para incrementar el número de mujeres que formen parte de consejos, señala que la falta de participación requiere una solución conjunta entre el sector público y privado.

Adelanta que como parte de estos esfuerzos, el Ipade lanzará en agosto una plataforma que permita conectar a las mujeres con las vacantes en consejos de las empresas para que las incorporaren. Explica que la plataforma será incluyente porque desde su concepción y diseño se preguntaron cuál es el perfil de las mujeres que podrían aspirar a esas posiciones. Para ello, contaron con la colaboración de la organización Women on Board.

“Proponemos que las empresas reflexionen sobre qué tipo de experiencia va a aportar luna mujer. Si alguien de Recursos Humanos se va a integrar en el consejo sería ideal que tuviera el conocimiento a nivel teórico sobre dirección de empresas, más en el sentido profesional, pero también que quienes tomen la decisión puedan ponderar otras aptitudes como alto nivel en relaciones públicas, conocimiento en el mercado local y que cuente con habilidades blandas como capacidad de planeación estratégica, toma de decisiones, comunicación efectiva y resiliencia.

El Consejo Coordinador Empresarial editó el Código de Principios y Mejores Prácticas del Gobierno Corporativo, para incrementar la participación de las mujeres en los consejos de administración de empresas mexicanas. Éste obliga a empresas que cotizan en la BMV a informar si cumplen con las recomendaciones del mismo.

Por su parte, Deloitte recomienda la aplicación de cuotas de género, pues sostiene que el esquema ha probado su eficiencia en diversos países de Europa y en algunos de Latinoamérica.

Tags

Junta directivaInclusión
Publicidad