Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Aventarte a cambiar de giro se vale y también se puede

Con 25 años de carrera que pasaron por el sector financiero, retail, y sobre todo de tecnología, Lorena Rodríguez decidió dirigir una empresa cuyo giro era desconocido para ella.
vie 09 abril 2021 10:19 PM
Aventarte a cambiar de giro se vale y también se puede
Aventarte a cambiar de giro se vale y también se puede

Lorena Rodríguez, CEO de ClarketModet en México, decidió darle un cambio a su carrera al incursionar en una industria en la que no había trabajado antes.

En este episodio del podcast de Mujeduría, Lorena conversó con Blanca Juana, Gómez Morera, la primera directora general de Expansión en sus 50 años de vida, sobre cómo enfrentó esta particular experiencia profesional.

De formación ingeniera, Lorena Rodríguez ahora es CEO de ClarketModet en México, empresa que ofrece servicios en torno a la Propiedad Industrial e Intelectual en países de habla hispana y portuguesa.

Me aviento a retos nuevos

“Cuando me buscaron para ocupar esta posición dije ‘éste no es mi medio’. Yo siempre he estado he tecnología, sí, pero en la parte de consultoría y no tengo la menor idea de patentes, ni de marcas ni de cómo transferir tecnología, ¿por qué me buscan a mí?”, narró.

Como parecer ser una acción común entre las mujeres profesionistas, Rodríguez comparte que lo primero que hizo fue dudar de sí misma. Sin embargo, el rumbo de las acciones la hicieron pensar las cosas con claridad.

Publicidad

“Primero dudas de ti a pensar que por algo te buscaron. Pero ya cuando entendí de qué iba la propuesta, vi que era para la dirección general de la empresa y eso era un reto súper interesante para mí porque -si bien habían tenido cargos en posiciones directivas- nunca había estado a la cabeza de un país”, dijo.

Lorena asegura que, después de pensarlo no mucho, ésa fue la parte que más la atrajo, porque era una posición que siempre había querido ocupar.

“Cuando me contaron de qué iba el puesto o por qué mi perfil encajaba y tuvo todo el sentido llevar una empresa que se dedica a la innovación porque yo estaba en tecnología y al final eso era innovación”, afirmó.

Con seguridad, Lorena comparte que aprender de un sector nuevo siempre da miedo, sobre todo después de tener una carrera larga en un sitio (en su caso de 25 años en tecnología), dar un giro por completo sí es un reto enorme.

Publicidad

Al final decidió tomar la aventura porque en su trayectoria tuvo la oportunidad de dirigir grupos grandes, sabía de Recursos Humanos, de finanzas “y además, traigo todo el ánimo para hacerlo”, apunta.

“No sé de esto, pero me pongo a leer, me pongo a estudiar”, pensó como una solución paa abordar su curva de aprendizaje mucho más rápido.

Lorena tuvo la fortuna de que cuando llegó a la empresa, la gente colaboró con ella. “Yo podía que me explicaran como si fuera una niña de cinco años, con palabras llanas que pueda entender. Y así fue que estudiando, preguntando y aventándome pude hablar con un cliente y luego con proveedores y al final tomar decisiones”.

Podía no saber nada sobre el argot jurídico, pero a cambio del acompañamiento de su equipo en su proceso de aprendizaje ella ofreció su conocimiento a cambio. Así, ella sabía que les enseñaría de operaciones, de sistemas de tecnología, de todo su expertise.

“Yo no sé de propiedad intelectual, tengo que tomar decisiones informada. La verdad es que a todos les conviene que yo aprenda rápido y me tuvieron que explicar muchas cosas, como todos los trámites a nivel nacional e internacional. La verdad es que la gente respondió muy bien y percibí que a la gente que gustó saber que también quieres aprender de ellos”, dijo.

Tener la franqueza con su equipo de decir “yo no sé de esto” hizo que se sintiera en un ambiente de mayor confianza y la ayudó a trabajar en un equipo muy fuerte tenemos.

Luego de su curva de aprendizaje, ahora Lorena sabe que ClarketModet tiene 50 años en México y durante los últimos 46, el foco fue la obtención de marcas y patentes.

“Si ves el ciclo de innovación en la creación de un producto, éste parte de la protección, que es este registro. Pero eso es sólo es un un fragmento del proceso inventivo, lo que nosotros hacemos en cambio es participar en todo el ciclo de innovación: desde que surge una idea la protegemos”, explicó.

Rodríguez abundó que debido a que en México no existe una cultura de monetización ni de protección de ideas, cuentan con técnicos, bases de datos y todo un equipo que orienta a las personas creadoras sobre cómo proteger la idea, sobre el valor del nuevo producto o servicio o de a qué audiencia le puede interesar.

Publicidad

¿Cómo les va a las mujeres en el sector?

“A nivel mundial, de todos los inventos que se registraron en 2019, sólo 19% eran de mujeres y eso tiene que ver con que hay pocas mujeres en ciencia. Yo en mi equipo tengo muchas tengo bioquímicas, mecatrónicas, pero es raro porque esas carreras en México empezaron a integrar mujeres más recientemente”, dijo.

Por ello, desde su posición, exhorta a impulsando que las mujeres entren a carreras de ciencia (STEM), donde hay una rama impresionante de oportunidades.

“Entrar a esas carreras quizá no es muy interesante para las mujeres porque casi todas están llenas de hombres. Además, la cuestión del trabajo, porque en las empresas debe existir una cultura que favorezca la diversidad y la inclusión.

“Aún en empresas que tienen políticas de género no se siguen porque en la cabeza la mayoría son hombres, entonces se necesita tener a la mujer empoderada dentro de la empresa para que se aviente y esté dispuesta, pero también que existan más políticas”.

Tags

Trabajo decenteMercado de trabajoTrabajadores
Publicidad